Atlético de Rafaela comenzará a escribir a partir de hoy un nuevo capítulo de su historia en Primera División. Desde las 9 de esta mañana, se inició el ciclo de Osvaldo Piazza como director técnico del plantel celeste.

Una nueva etapa que fundamentalmente apuntará a reacomodar este proceso en la categoría con el único objetivo de mantener la plaza. Si bien el nuevo DT no quiere hablar permanentemente de la lucha por el descenso (y tampoco es necesario si no se pierde de vista el tema), la permanencia es la gran meta que persigue esta temporada Atlético.
Pensando en eso, los primeros pasos de Piazza será el de reacomodar el plantel en varios aspectos.

El primero será el físico. Esa es una de las razones de esta minipretemporada que se va a realizar en Franck. El entrenador quiere reacondicionar el físico del plantel y lograr en estos días un conocimiento de todos los integrantes del grupo.

El otro aspecto importante será darle al equipo una identidad de juego que perdió en los últimos partidos del ciclo de Blanco.
Al mismo tiempo, estos días servirán para empezar a pensar en el partido frente a Nueva Chicago, encuentro que se disputará en el Nuevo Monumental en el regreso de la actividad oficial.

Primero en casa

Claro que lo primero es lo primero. Hoy a las 9, Osvaldo Piazza estará llegando al Nuevo Monumental junto con su preparador físico, Hugo Reinaudo y allí será presentado al plantel, para luego realizar la primera práctica en el estadio.

Posteriormente, la delegación completa almorzará en las instalaciones del club, para después del mediodía viajar a la localidad de Franck para estar allí hasta el sábado, día en el que regresarán a Rafaela.
En principio, la idea era ir a San Jorge, pero no había capacidad hotelera disponible para toda la delegación. Por eso, luego de evaluar varias alternativas, la dirigencia se inclinó por Franck.

Allí el plantel albiceleste estará hospedado en el Hotel Colonizador y entrenará en las instalaciones del Club Atlético Franck, lugar que se encuentra muy cerca del hotel.

Parte médico

Otro aspecto importante es el de la recuperación de los jugadores lesionados. En ese rubro hay cuatro jugadores que no pudieron estar en el encuentro frente a Banfield: Emanuel Villa, Gabriel Lobos, Hugo Barrientos, Iván Juárez y José Molina.

Hay que ir por parte. Emanuel Villa tiene el alta médico, aunque necesita ponerse a punto en lo físico y lo futbolístico. Todo indica que estos días le servirán al delantero para buscar la puesta a punto para reaparecer en el encuentro ante Chicago.

Gabriel Lobos ha ido intensificando el trabajo físico en los últimos días de la semana anterior. El único inconveniente es que el dolor aparece a la hora de patear. Igualmente se cree que con el trabajo que realice durante este receso será otro de los que podrá volver al equipo titular.

Lo de Hugo Barrientos es un poco más complicado, porque tiene una distensión en el abductor de la pierna izquierda y está sintiendo mucho dolor. Es bastante difícil que pueda estar a disposición del entrenador para jugar con Chicago.

Otro que está complicado es Iván Juárez, ya que tiene una pubialgia que la están tratando de la mejor manera posible. No quieren esforzarlo demasiado y los trabajos son sin demasiada exigencia. Es muy prematuro pensar que pueda estar para el próximo partido.

Por último, José Molina está terminando la recuperación de su fractura de codo (lesión sufrida en el anterior parate) y esta semana podría comenzar a hacer fútbol en espacios reducidos. De hecho, la semana pasada estuvo trabajando en la práctica táctica junto al resto del plantel.