Las normas aprobadas contemplan una autorización al Municipio para
que, en el marco de las tareas realizadas por la Unidad
Ejecutora “Volver a Casa”, proceda a contratar los servicios de
hidrolavado para destinarlos a los propietarios de inmuebles
afectados por las inundaciones que así lo soliciten. En virtud del
estado sanitario en que han quedado las viviendas cuando el agua se
retiro, la Municipalidad podrá ofrecer a los dueños de las mismas un
servicio de hidrolavado a los fines de permitir una mejor limpieza y
desinfección de sus casas.

También se trato y aprobó un mensaje del Intendente por lo que se
autoriza al Ejecutivo municipal, mientras dure la emergencia hídrica,
a contratar en forma directa equipos para trabajos de limpieza y
disposición final de residuos, para poder proceder de la forma más
rápida posible, a retirar todos los desechos que dejo la inundación.
Para hacer esto el DEM deberá solicitar fondos especiales para
afrontar las erogaciones que demande la contratación de este
servicio. Además se le requerirá que en el término de 60 días de
efectuado el gasto, envíe copia de todo lo actuado al Concejo, al
Tribunal de Cuentas Municipal y al gobierno de la Provincia de Santa
Fe.

En relación con la basura que dejo este fenómeno hídrico que sufrimos
los santafesinos y para prevenir, los ediles sancionaron una
resolución por la que se prohíbe el acceso de particulares al predio
ubicado en la manzana uno de Alto Verde, donde se realizaba el
volcamiento de los residuos sólidos provenientes de las áreas
afectadas por la inundación. Se dispuso que la Municipalidad tome
medidas de saneamiento y control sanitario para evitar la
contaminación ambiental en esa zona. Asimismo, el Departamento
Ejecutivo Municipal deberá contratar con organismos técnicos
especializados del sector público, la ejecución de un sistema de
monitoreo y control permanente de la calidad ambiental –que incluye
aire, aguas, suelo y subsuelo- del predio donde se realiza el relleno
sanitario y zonas aledañas, dada la gran cantidad de residuos que se
están, y van a seguir depositando, en ese lugar.

También se dio luz verde a una ordenanza por la que se establece la
habilitación, en la órbita de la Secretaría de Hacienda y Recursos
Humanos, de un Registro para la inscripción de comercios que están
ubicados en la zona afectada por las aguas del río Salado. Los
comercios deberán acreditar su existencia previa a la fecha del
inicio de la catástrofe (15 de mayo), a partir de lo cual podrán
acceder, durante 60 días, a un mecanismo de perdón de las
infracciones que tuvieran por no estar inscriptos y habilitados de
manera correcta, que les permitirá regularizar su situación con la
administración municipal. Con ello estarán en condiciones de acceder
a los subsidios que otorga la Secretaría de Comercio Interior de la
provincia de Santa Fe.

Además, a través de una resolución, se dispone la suspensión de la
habilitación otorgada a empresas de telefonía celular, para las
antenas ubicadas en predios o edificaciones alcanzadas por el agua de
la inundación, hasta tanto se realice la verificación técnica de su
estado. También el Ejecutivo Municipal, deberá disponer por medio de
la Dirección de Control y Abastecimiento, la realización de
operativos de inspección a todos los establecimientos comerciales e
industriales habilitados afectados por el fenómeno hídrico, para
determinar su estado edilicio y sanitario. En razón de esto, la
Municipalidad estará facultada para implementar planes de
regularización de la situación de los establecimientos donde se hayan
detectado deficiencias.

Finalmente, en relación con la emergencia que vive nuestra ciudad, se
declaró de interés de este cuerpo legislativo el Programa “Retorno a
la Alegría” que implementará en Santa Fe, el Fondo de las Naciones
Unidas para la Infancia (UNICEF), dirigido a asistir emocional y
afectivamente a los niños que han sufrido el drama de la inundación.