La selección de Nueva Zelanda ganó la medalla de bronce de la Copa del Mundo de Rugby 2003 al derrotar a Francia por 40-13 en un partido disputado en el Estadio Olímpico de esta ciudad ante más de 60.000 espectadores.

Los tantos de Nueva Zelanda se debieron a tries marcados por Chris Jack, Doug Howlett, Joe Rokocoko, Brad Thorn, Malilli Muliaina y Marty Holah; cuatro conversiones de Dan Carter y una de Leon MacDonald.

Por su parte, para el seleccionado francés Pepito Elhorga marcó un try, mientras que Dimitri Yachvili señaló, una conversión, un penal y un drop.

En un partido abierto, Nueva Zelanda, tras su opaca actuación ante Australia, volvió a exhibir su potente juego de forwards en formaciones móviles y cuando abrió el juego a los backs impuso diferencias, destacándose el wing Rokocoko, el medio apertura Carlos Spencer y el hooker Keven Mealamu.

Los All Blacks se tomaron la revancha de la derrota ante los galos en la semifinal de la Copa del Mundo de 1999, pero el triunfo de hoy no logró superar la desilusión tras un nuevo fracaso en la búsqueda del título de campeón.

Fue la vigésima novena victoria de los All Blacks sobre Francia en 40 encuentros, con los galos ganado en diez oportunidades y empatando en la otra.

Cuatro días después de perder ante Inglaterra (24-7) en semifinales, los franceses, que perdieron por 27 puntos de diferencia, concedieron su derrota más amplia en una fase final de Copa del Mundo.

El precedente récord (23 puntos de desventaja) se remontaba a la final de la Copa del Mundo perdida frente a Australia (35-12) en noviembre de 1999 en Cardiff (Gales).