El titular del COBEM, Luis Pérez Rossi, explicó que la ciudad se va a dividir en dos; una de las dos áreas será atendida por la Dirección Provincial de Accidentología y Emergencia Sanitaria (DIPAE), y la otra por el COBEM.

“Nosotros cubriremos las dos costaneras, las rutas 1 y 168, y también la zona de Rincón. De todas maneras, si ocurre algo en algún otro punto de la ciudad, también vamos a colaborar”, precisó.

También habrá controles de alcoholemia en distintos puntos de la ciudad, a cargo de la municipalidad.

“Le pedimos al santafesino que contribuya; que si bebe no conduzca, para que este año, en el que ya sufrimos demasiado, lo podamos terminar tranquilos”, puntualizó.

Por su parte, el director del DIPAE, Eduardo Wagner, señaló que “espera que sea tan tranquilo como en navidad, donde sólo atendimos un llamado para atender”.