LLas mujeres que manejan poder en la Gran Manzana neoyorkina la ametrallaron a preguntas de grueso calibre económico. Y Cristina Kirchner, que también se jacta de manejar poder —aunque en manzanas menos poderosas— tuvo que esforzarse para explicar la postura de su marido sobre deuda externa, impuestos, subsidios, retenciones y relaciones con el FMI.

De esos y otros asuntos para nada frívolos habló la primera dama el martes a la noche con 24 mujeres top, durante una cena reservadísima que le organizó la presidenta del Consejo de las Américas, Susan Segal, ex ejecutiva de bancos locales. Estaba la directora norteamericana en el FMI, Nancy Jacklin, además de las número dos de Ford, el Citibank y la energética Duke, junto a la asesora legal de la Alcaldía de Nueva York.

Fueron ellas, sus colegas de género, y no los varones con los que se entrevistó antes y después, las que pusieron a prueba con más rigor a la senadora santacruceña en los tres días de actividades que lleva en esta ciudad. El ida y vuelta mantuvo a la senadora en tensión las tres horas del encuentro, una más de la prevista en el protocolo. Según pudo saber Clarín, las más cuestionadoras fueron las vicepresidentas de la automotriz Ford, Anne Stevern, y la energética Duke, Martha Wyrsch. Entre la terrina de quesos y el lenguado con hierbas que se sirvió de plato principal, pidieron baja de impuestos y mejor trato a las inversiones extranjeras. “No se olviden de los subsidios que ustedes les dan a sus ‘farmers’ (agricultores), mientras nosotros tenemos que aplicar retenciones para la ayuda social” replicó Cristina, sin perder nunca la compostura.

Estaban también la directora norteamericana en el FMI, Nancy Jacklin, la número dos del Citibank y la asesora legal de la Alcaldía de Nueva York.

También fue una mujer quien ocupó un lugar central en las actividades que Cristina desarrolló ayer. Patricia Derian, la ex subsecretaria norteamericana de Derechos Humanos que denunció la represión de la última dictadura argentina, compartió con la senadora más de una hora de charla. (ver recuadros) Y se llevó la invitación para viajar a Buenos Aires el 24 de marzo. Será el primer aniversario del golpe en la gestión Kirchner y el Gobierno prepara un acto de alto perfil.

En el capítulo masculino, la senadora visitó ayer al presidente de la Universidad de Columbia, Lee Bollinger. Experto en derecho de la información, se interesó en la desclasificacion de documentos secretos sobre la represión en la Argentina. “La decisión está, pero falta una ley que está atascada en el Senado”, le explicó y se comprometió a empujar la norma desde su banca.

La agenda se cerró con una cena que compartió con el presidente del Comité Judío Americano, Jack Rosen.

Esta noche, la primera dama dará una charla en la New School University y, por primera vez en su viaje, podrá ser oída vía Internet: en el sitio www.dialnsa.edu, desde las 20 de Argentina.