Fue un susto, nada más. Por suerte para Emanuel Ginóbili. El bahiense salió en el tercer cuarto del partido que San Antonio le ganó a Phoenix, como visitante, por 107-86. A 2m40s del final de ese período, lo golpearon duro en su brazo izquierdo y quedó muy dolorido. Parecía algo serio, pero fue pasajero. “Me dolía mucho —dijo Manu—. Por un momento, tuve miedo porque no sentía el resto de mi brazo”.

Claro que cuando regresó en el último cuarto, el escolta clavó un triple y así totalizó 9 puntos (2-4 dobles, 1-3 triples y 2-2 libres), además de dos rebotes, una asistencia y dos robos.

Sin el lesionado Tim Duncan, fue soberbia la actuación del esloveno Rasho Nesterovic, quien anotó 22 puntos y atrapó 13 rebotes. Malik Rose sumó 19 puntos y Tony Parker hizo 17.

Los Spurs llevaban una ventaja de 56-41 en el entretiempo y a poco menos de cinco minutos del final, lograron una máxima diferencia de 28 puntos (97-69). San Antonio ganó 12 de los últimos 15 encuentros que jugó y mañana visitará a Memphis.

La sorpresa la dio Miami, que derrotó a Sacramento por 102-96 con 30 puntos, 19 rebotes y 11 asistencias de Odom, quien logró el cuarto triple-doble en la historia del equipo.