A poco más de un mes de asumir la presidencia de la vecinal La Guardia, Emilio Agostini, en compañía del vicepresidente Hugo Alarcón, explicó algunos problemas que vienen padeciendo los vecinos y que intentan solucionar a través de los organismos estatales competentes.

La jurisdicción comprende La Guardia-Colastiné, desde el segundo aliviador hasta el kilómetro 2,9 de la ruta 1, por lo que abarca a los conglomerados periféricos de Bajada Di Stéfano, El Bañado y la zona de la vía muerta.

En estos sectores se registran las mayores falencias. Con respecto al transporte urbano de pasajeros, “es un suplicio para la gente porque no ingresan en los barrios”, afirmó, por lo que los obliga a caminar varias cuadras.

En el trayecto por la ciudad de Santa Fe, los colectivos no incluyen en el recorrido ningún efector de salud, lo que ocasiona grandes inconvenientes para los pobladores de la zona que muchas veces deben tomar dos colectivos para llegar a un hospital.

Ante esto, la vecinal solicitó a la Subsecretaría de Transporte que diagrame un nuevo recorrido.

La atención en materia de salud es otro tema pendiente y una de las preocupaciones mayores de la entidad. “Hay un solo dispensario para toda la zona que atiende a 2.040 chicos en promedio por mes con un único pediatra. Es muy alta la demanda, hay pocos profesionales y tienen pocos elementos”, aseguró Agostini, sin olvidarse de la gran cantidad de casos de chicos con parasitosis a raíz de la falta de agua potable.

MEJORAS CONTRA INSEGURIDAD
Para evitar los problemas de inseguridad, desde la vecinal vienen reclamando en la Municipalidad una serie de mejoras para los barrios que comprenden arreglo y nivelado de calles, desobstrucción de cunetas y reposición de luminarias, especialmente en “los sectores más desprotegidos, no tanto en La Guardia Centro, porque todo esto tiende a mejorar los problemas de inseguridad”, expresó.

Informó además que en una reunión sobre seguridad, personal a cargo de la subcomisaría sexta explicó que “no tienen suficientes medios de movilidad, algunos no funcionan y a veces tienen que optar por asistir un accidente sobre la ruta 1 u otro inconveniente que suceda en La Gaurdia”.

Por último, expuso el serio problema hídrico de Bajada Di Stéfano, donde por falta de desagües los vecinos debieron abrir un tramo de la defensa para no inundarse cada vez que llueve. “Se necesita que se hagan los estudios pertinentes para dar una solución definitiva a este problema que pone en riesgo a los vecinos en caso de que se produzcan inundaciones”.