Un joven de 19 años de edad ingresó anoche al hospital José María Cullen con una grave herida de bala en la cabeza. Poco antes de las 23, Alejandro R. fue auxiliado por patrulleros del Comando Radioeléctrico que lo encontraron caído en pasaje Pividori y 1a. Junta.

En el nosocomio se pudo ver que un proyectil lo había alcanzado en la nuca y los facultativos dijeron que eso provocó daños cerebrales de carácter irreversible. Fuentes de la URI dieron a entender que en la investigación del hecho se trabaja sobre la hipótesis de un ajuste de cuentas, desde que Alejandro R. contaría con no pocos antecedentes por delitos contra la propiedad y las personas.

El ataque contra Alejandro R. siguió en el barrio Santa Rosa de Lima a otro hecho de sangre registrado en horas de la siesta. Alrededor de las 15, Gabriel Medrano (24) fue alcanzado por un balazo en la pierna izquierda. El proyectil, de grueso calibre, destrozó tibia y peroné. Medrano fue llevado al hospital José María Cullen, y en ese nosocomio dijo a los policías que lo entrevistaron que desconocía quiénes y por qué le dispararon cuando caminaba por calle Azopardo al 2200.

Tanto en el caso de Alejandro R. como en el de Gabriel Medrano instruye actuaciones sumarias la Subcomisaría 2a. Cabe consignar que estos episodios fueron precedidos de un tiroteo, que anteayer se produjo en calle 1a. Junta y Amenábar, enfrentamiento entre pandillas rivales que al parecer concluyó sin muertos o heridos.

Por homicidio
Por otra parte, los agentes de la Sección Homicidios de la Unidad Regional I apresaron a un sujeto que venía siendo buscado desde el 29 de abril de 2003, por su presunta participación en el asesinato de un tal Edgardo Farías, un crimen que -según fuentes policiales- tuvo por escenario las calles del barrio Centenario. En ese mismo vecindario, los agentes de Homicidios apresaron ayer a un hombre, de 26 años de edad, y también en su domicilio hallaron una motocicleta robada el 16 de noviembre de 2001.