La idea de transferir la regulación y control de la prostitución y el travestismo a los municipios, genera confrontaciones. El concejal de la ciudad de Santa Fe, Dario Boscarol, aseguró que la provincia intenta sacarse un problema de encima con el proyecto que pretende que las administraciones municipales, regulen estas actividades.“Hay que buscar la forma de erradicarla, ya que los métodos usados hasta el momento, no han servido para nada, y han favorecidos a los proxenetas y a los agentes de policías, para cobrar sobornos”, aseguró el edil radical en coincidencia con el ministro de Gobierno Roberto Rosua, en cuanto a la búsqueda de una solución definitiva para la prostitución y el travestismo.Sin embargo, Boscarol confrontó con Rosua cobre la forma que intentan transferir el control y la regulación. “No se puede transferir la responsabilidad de contención, regulación y control de la prostitución, sin dar las herramientas necesarias”, aseguró.“Una de las mejores formas de controlar estos ejercicios es a través de la salud, la educación y la prevención, y eso está en manos de la provincia”, dijo Boscarol, y agregó que esta determinación “termina haciendo una visión de autonomía, donde se transfiere lo que le molesta a la provincia, y se retiene lo que pretende retener la misma”.Finalmente, el concejal radical dijo que “debe haber un control desde el punto de vista sanitario y de la moral pública. La forma de controlar y reprimir, si es necesario, está en manos de la provincia. Por eso me parece incompleta la decisión de transferir esta cuestión al municipio, si no se dan las herramientas necesarias para hacerlo”.