Diego Maradona, tras cumplir dos semanas de tratamiento en Cuba contra su adición a las drogas, “está muy bien anímicamente y ha comenzado a hacer algunos deportes”, dijo hoy el embajador argentino Raúl Abraham Taleb.

Desde que llegó a la isla el pasado 20 de septiembre, Diego está internado en el Centro de Salud Mental (Censam), en las afueras de la capital, y próximo a una de las residencias del presidente Fidel Castro en una zona con fuerte custodia y de acceso limitado.

“Maradona está muy bien anímicamente, yo diría que incluso con un cierto grado de euforia y ha comenzado a practicar algunos deportes para mejorar sus problemas con el sobrepeso”, señaló el diplomático.

“Por lo que vi, parece estar en pleno tratamiento, pues he visto a enfermeras medicándolo”, señaló.

El embajador argentino dijo desconocer el tiempo que Maradona estará en la clínica, dependiente del Ministerio del Interior, “ya que creo que eso dependerá en gran medida de la propia evolución de su tratamiento”.

Ante la falta de información que rodea la situación de Maradona, el embajador Taleb dijo que ha sugerido que se hagan partes médicos para que los periodistas conozcan el desarrollo de su evolución.