La Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) incorporará los próximos meses 23 nuevos radares en las rutas santafesinas, que se sumarán a los cuatro que ya funcionan (dos fijos y dos móviles). Además, se firmarían convenios con unos 15 nuevos municipios para que administren este tipo de aparatos de control, que hoy son utilizados por seis localidades. “En la autopista a Santa Fe tenemos actualmente dos puestos fijos a la salida de la ciudad de Rosario (uno en la mano hacia el sur y otro hacia el norte) y dos móviles, que recorren todo el tramo hasta la capital provincial”, comentó a LaCapital el subsecretario de la agencia, Mariano Cuvertino. Los dos últimos (móviles) también se utilizan alternativamente para realizar controles en las autopistas que van a Buenos Aires y a Córdoba.

 

Según detalló el funcionario, para antes de fin de año se estima que terminarán las gestiones que se encararon y durante 2014 se incorporarán más puestos de fiscalización en las rutas. “Cuanto estén incorporados los nuevos 23 aparatos, contabilizarán 27, de los cuales 17 serán fijos y 10 móviles para una mejor cobertura”, detalló. Esos, más los seis que ya están en distintas comunas y los que se agreguen de nuevos convenios.

 

La medida apunta a que se controle con más elementos todas las rutas de la provincia. Aunque las sanciones no sean simpáticas para a los automovilistas, éstas se producen por transgresiones a las normas de tránsito, y las fiscalización busca, en palabras de Cuvertino, “un cambio cultural, hacer tomar conciencia y educar a la población sobre conductas que deberían respetarse en todo momento y no sólo ante la presencia de personal o dispositivos electrónicos ubicados en determinadas localizaciones de alto riesgo. Se buscan básicamente reducir el número de víctimas previniendo siniestros”.

 

La APSV es la encargada de fiscalizar y comprobar las infracciones en los distintos tramos de rutas nacionales o provinciales que recorren el territorio santafesino. Los operativos realizados por el organismo se incrementaron en un 70 por ciento desde 2012, y de febrero a septiembre de este año se labraron 21.256 actas de infracción. Unos 65 mil vehículos transgredieron en los últimos meses el exceso de velocidad en rutas.

 

Más controles. La APSV realiza, a través de la Policía de Seguridad Vial (PSV), operativos de control en forma permanente en diversas rutas de la provincia. Estos son cada vez más numerosos, de 2012 a la actualidad, el número de operativos aumentó un 70 por ciento. En promedio, de cada cinco vehículos verificados uno es multado por alguna infracción de tránsito. Además, se puede hablar estadísticamente de que una de cada cinco actas de infracción labrada a un vehículo, éste tiene dos faltas cometidas.

 

En cuanto a operativos que se realizan con equipos automatizados, la provincia arrancó en 2013 con el control de velocidad en rutas en tramos rurales, a través de la operación de los dos equipos fijos y los dos móviles. Hasta septiembre se labraron 21.256 actas con los cuatro cinemómetros provinciales, que miden el exceso de velocidad y otras infracciones de tránsito. En los últimos meses se detectaron 6.485 vehículos a velocidades por encima de las permitidas.

 

Además de operativos de control de infracciones, la PSV realiza procedimientos propios de su calidad de “policía”. Estos representan un 20 por ciento de la cantidad de operativos de la fuerza. La mitad de los procedimientos son por accidentes, cortes o piquetes, y otros tienen que ver con secuestro de vehículos en averiguación de procedencia, secuestro de armas, contravenciones, abigeato y cuidado de la riqueza forestal.

 

Seis localidades. La APSV, por convenio de delegación de competencias, habilitó a municipios y comunas atravesadas por rutas para que puedan realizar controles en sus travesías urbanas con inspectores propios, que participan de instancias de formación. En la actualidad se están capacitando más de mil agentes de tránsito.

 

Las localidades con controles por cinemómetros habilitados sobre zonas o tramos urbanos de rutas son Videla, en la ruta nacional 11; Centeno y Cañada Rosquín, en la 34; Armstrong, en la 9 (tramo viejo); Santa Fe, en la A-07 y Soldini, en la ruta provincial 14. Además se aclaró desde la agencia provincial que encuentran en trámite la habilitación de unas 15 localidades más.

 

Mediante estos convenios, provincia y municipios y comunas acuerdan desarrollar acciones para mejorar la seguridad vial en todo el territorio, “posibilitando una gestión común y el intercambio de información de manera fluida y permanente”, según la APSV. Permiten también la planificación y ejecución de otras acciones de ordenamiento vehicular, además de campañas de difusión y educación vial, elaborando planes de acción ante siniestros viales o contingencias especiales.

Fuente: La Capital