El 1,2 por ciento de la población nacional y el 0,6 por ciento de la local es celíaca, tiene una alergia a la proteína del trigo, la avena, el centeno y la cebada. Al ser una cifra creciente y una demanda de alimentos específicos en la mañana de ayer Rafaela definió una política fundamental para la inclusión de este sector de la población. El Intendente, Luis Castellano y el subsecretario de Salud, Eduardo López, firmaron con el titular de la Cámara de Propietarios de Hoteles, Restaurantes, Bares, Confiterías y Afines de Rafaela (CAPHREBAR), Marcos Czarnecki, el acuerdo por el cual los sitios de comida de la ciudad se comprometen, durante el transcurso del próximo año, a ofrecer un menú apto para celíacos, libre de gluten, sin TACC.

La importancia radica en la preparación segura de los alimentos, además de disponerse de una “panera apta para celíacos con una oferta de grisines libre de gluten de modo tal que la gente no tenga con qué acompañar su comida cuando va al restaurante”, explicó el funcionario del área, sobre el desarrollo de productos locales a través de las empresas Helena Sin TACC y Faben.

De los 20 restaurantes auditados en la ciudad, solamente cinco ofrecían un menú apto para celíacos, 11 podían preparar un menú si la persona lo solicitaba y había cuatro que no tenían ni preparaban un menú para celíacos, al momento.

“El Estado local, a través de la subsecretaría de Salud, inició un proceso de inclusión para más de mil ciudadanos rafaelinos que padecen de esta enfermedad. Pero no lo podemos hacer solos, yo quiero agradecer primero que haya una institución con la cual podamos vincularnos, que es CAPHREBAR, para firmar un convenio y a cada uno de los responsables de los bares y restaurantes que se adhirieron a esta idea que hay que escuchar y trabajar para que todos tengamos la posibilidad de ser incluidos en Rafaela”, sostuvo el Intendente.

Cabe destacar que con el desarrollo de un taller mensual de cocina en el Hospital, desde la Municipalidad se asiste con una canasta básica para diagnosticados sin cobertura médica, se genera la capacitación de manipuladores de alimentos, incluyendo aspectos de celiaquía y se editó un fascículo en el manual local de alimentación saludable sobre esta enfermedad.

Ahora restará trabajar para que los quioscos cuenten con alimentos sin TACC, sobre todos los comercios abiertos 24 horas, para poder asegurar el derecho de los celíacos de poder alimentarse y acceder a productos especiales en todo momento.

 

Fuente: La Opinión