“Con tristeza, indignación y sobre todo con preocupación rechazamos el ascenso de Milani”, dijo hoy el senador socialista Rubén Giustiniani, que votó en contra del ascenso del General César Milani, junto con el resto de los senadores que integran el interbloque FAP- UNEN.

Durante el debate en la Cámara alta, el legislador calificó como “una mancha para la democracia” el ascenso a Teniente General del Jefe del Ejército, César Milani, y advirtió que el gobierno “está borrando con el codo lo que escribió con la mano” en materia de Derechos Humanos.

“Es un grave error -dijo- y una grave equivocación para la construcción de la memoria y la justicia” que el oficialismo insista con este ascenso.

Giustiniani rescató en su discurso el trabajo que realizaron desde 1983 gobernantes y legisladores como Alfredo Bravo en la búsqueda de la verdad y la justicia, al tiempo que reflexionó: “hoy no me llama la atención las palabras sino el silencio de los que hasta hoy fueron coherentes con la política de los Derechos Humanos”.

A pesar de que sobre Milani pesan denuncias penales por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura, que desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELs) se ha pedido que el Senado rechace este pliego, y de las pruebas que los organismos de Derechos Humanos de la provincia de La Rioja han aportado, hoy , habilitar a Milani en el cargo de Teniente General de Ejército “significa un grave retroceso para los Derechos Humanos y la Democracia”.