El intendente de Capitán Bermúdez, Mario Montizanti, firmó el decreto que declara la emergencia ante la falta de agua. No es para menos, desde hace ya una semana la ciudad recibe el fluido con poquísima presión, y en algunos sectores directamente el servicio no llega.

 

 

 

El decreto 0820/13, que también lleva la firma del Coordinador de Gabiente y Control de Gestión, Andrés Danelón, factula al ejecutivo municipal “para tomar todas las medidas conducentes a la rápida solución de la situación planteada”.

La norma toma como argumento las “dificultades que está sufriendo la población de nuestra ciudad y de la región, desde hace algunos días por la falta de agua potable en la red de distribución de la misma” y considera que “esta situación pone en riesgo la salud” de la población.

 

 

Riesgo sanitario

Concretamente, el decreto parte de la base de que la administración debe asegurar el bienestar de la población, teniendo en cuenta las consecuencias que puede tener esta situación sobre la salud de los pobladores. Además de declarar en emergencia a la ciudad por falta de agua potable, la norma faculta al Ejecutivo a “tomar todas las medidas conducentes a la rápida solución de la situación planteada, tal cual se lee en el documento que lleva las firmas de Montizanti y del coordinador de Gabinete y Control de Gestión, Andrés Danelón.

Una de esas medidas paliativas fue “llevar agua con los camiones que habitualmente para el riego de calles a los domicilios particulares, para que los vecinos pueden al menos refrescarse o higienizarse”, dijo Montizanti y sumó: “También se trabajará en la apertura de nuevos pozos”.

 

 

Reunión del Concejo

La emergencia llevó también a que el Concejo de la ciudad, que ya había entrada en receso, convocara para hoy a una sesión extraordinaria para debatir el problema, aunque se prevé que también surja durante ese encuentro otro problema que aqueja a la ciudad: el de los cortes de energía.

El agua en Capitán Bermúdez es abastecida por Aguas Proviciales SA (Assa). Los problemas comenzaron con la ola de calor, y si bien afectaron a toda la ciudad, fueron especialmente desesperantes en barrios como Villa Casini, al norte de la ciudad, Villa Margarita, y la zona centro oeste, según pudo relevar este diario entre vecinos de la ciudad. En barrio Papelero estuvieron casi todo el 25 con muy poco caudal de agua, con lo que los vecinos fueron llenando baldes para poder contar con reservas.

La Capital intentó sin éxito comunicarse con Montizanti, pero la emergencia tuvo amplia repercusión en los diarios digitales locales SL24 y 11Noticias, que ya venían dando cuenta de la escacez de agua en la ciudad.

 

 

 

Fuente: La Capital