El mediador en el proceso de paz para Siria, Lajdar Brahimi, suspendió hoy la primera reunión de diálogo, a menos de una hora después de su inicio, por las claras posiciones discrepantes, luego de que la delegación del gobierno sirio propusiera una serie de principios para un acuerdo de paz, entre los que no se contempla la salida de la presidencia de Bashar al Assad. Brahimi se volverá a reunir con las delegaciones por separado para acercar sus posiciones.

 

El ministro de Información sirio, Omran al Zoabi, señaló que el documento presentado esta mañana por la delegación oficial “contempla el respeto por la soberanía siria, la restauración del territorio robado y la eliminación de toda forma de violencia y extremismo (…) y los otros lo están rechazando”. Además, Al Zoabi agregó que “la Constitución siria contempla que todo presidente salga del poder mediante elecciones”, por lo que volvió a rechazar la condición puesta por la oposición respecto del alejamiento de Al Assad.

“La declaración del régimen era claramente una desviación del objetivo. Nosotros queríamos discutir de asuntos que el régimen no quería. Ellos sólo querían hablar de terrorismo”, señaló Murhal Jouejati, delegado de la Coalición Nacional Siria (CNFROS), opositora al mandatario sirio. “Según ellos, todo el que está en contra del presidente Bashar al Asad es terrorista”, afirmó Jouejati y agregó: “Hemos venido aquí para discutir sobre una base común. Si no, esto es una auténtica farsa. Algo que creo es la intención del régimen”.

Sobre el contenido del documento aportado por el régimen, explicó que era una “lista de principios muy nobles sobre la unidad de Siria, democracia y pluralismo”, pero “el problema no es la nobleza de esos principios sino la estrategia del régimen que es desviarnos del camino”.

Por su parte, otro portavoz de la delegación opositora, Louay Safi, señaló que el Gobierno llegó con ese documento “para alejarnos del principal propósito de esta reunión, que es discutir el Comunicado de Ginebra, implementarlo y formar un órgano de transición política con todos los poderes”.

 

 

Fuente: Página/12