El candidato de la izquierda salvadoreña, Salvador Sánchez Cerén, quedó a un paso de lograr el segundo mandato consecutivo para el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional al lograr el 48,92 por ciento de los votos. Como no llegó a la mitad más uno de los sufragios, deberá enfrentar en un ballottage al candidato de la derecha, Norman Quijano, que obtuvo un 38,95 por ciento.

 

Sánchez Cerén proclamó anoche su triunfo en primera vuelta, pero reconoció que irá a un ballotagge con el candidato de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Norman Quijano.

“Estamos seguros que en la segunda (vuelta) no van a ser 10 puntos, van a ser más de 10 puntos”, pronosticó en referencia a la ventaja sobre el postulante de la derecha. Quijano ya se había adelantado a anunciar a través de su cuenta de Twitter: “Este es el momento, hermanos nacionalistas, en que estamos en una inminente batalla de segunda vuelta”.

En un lejano tercer puesto en los resultados de este domingo, con el 11,44 por ciento, aparece el expresidente Elías Antonio Saca, candidato del movimiento Unidad, quien reconoció ante la prensa este “resultado adverso”. Los otros dos candidatos, Oscar Lemus, del partido Fraternidad Patriota Salvadoreña, y René Rodríguez, del Partido Salvadoreño Progresista, ambos minoritarios, no suman ni el 1 por ciento.

Hasta ahora, la única vez que las elecciones salvadoreñas se definieron en una segunda vuelta fue en 1994, en los primeros comicios tras los Acuerdos de Paz (1992). Entonces Armando Calderón Sol, de ARENA, derrotó a Rubén Zamora, que encabezaba una coalición de izquierda que incluía a la antigua guerrilla del FMLN.

El Frente, que se enfrentó al Ejército salvadoreño durante el conflicto armado (1980-1992), llegó al poder por primera vez en 2009 con el actual presidente, Mauricio Funes, como candidato. El partido de izquierda acabó así con los 20 años consecutivos en que ARENA estuvo en el poder, desde 1989.

 

 

Fuente: Página/12