Unión venció 2 a 1 a Almirante Brown y su gente volvió a respirar sobre el final. En el último minuto de juego, Sebastián Palacios clavó un derechazo que se metió en el ángulo izquierdo de Dobler. Antes, Magnín abrió la cuenta y Grahl puso el empate transitorio.El Tatengue no se baja de la ilusión y a pesar de no jugar bien, este domingo superó en forma merecida a Almirante Brown por 2 a 1.

 

 

La impaciencia de la gente ya se había sentir cuando Palacios tomó la pelota en el vértice del área rival y el reloj marcaba el cuarto minuto de descuento. El tucumano se fue de la izquierda al centro tratando de encontrar el espacio para rematar al arco. Lo logró y cuando su derechazo se estampó en la red, el 15 de Abril explotó de jubilo y alegría.

Los dirigidos por Madelón de esta forma lograron superar a un rival que le dio lucha en base a esfuerzo, sacrificio, pierna fuerte y artimañas típicas del ascenso, como por ejemplo hacer tiempo en forma deliberada.

Magnín, con ayuda de un rebote en la defensa, puso en ventaja al equipo santafesino, y en el mejor momento del local llegó el empate de Grahl para los dirigidos por Rivoira que soportaron los embates del Tate hasta que Palacios hizo explotar la bomba.

Ganó Unión en forma legítima y merecida, no le sobró nada, pero quizás sea este el punto de partida para un equipo que necesita sumar y esperar.

 

Fuente: Soy Deportes