Un proyecto para liberar del gasto que destina la Intendencia avanza en el Concejo y se aprobará mañana. La resolución solicita a Santa Fe “que adopte las medidas presupuestarias pertinentes”.

La Municipalidad rosarina dejará de hacerse cargo de las prestaciones de salud pública para que ese servicio pase por completo a la órbita provincial. Esta propuesta, que avanza en el Concejo y será aprobada mañana en el recinto del Palacio Vasallo, dejará atrás años de inversiones por las que se jactó históricamente la Intendencia pero, a la vez, significaban una erogación millonaria constante. La iniciativa, del peronista Osvaldo Miatello, busca precisamente darle aire a las arcas que administra Mónica Fein en tiempos económicamente difíciles. “Imaginemos, por ejemplo, que esos fondos se destinaran a las obras públicas; se podría hacer muchísimo”, sostuvo el autor del proyecto que contó con el apoyo emblemático del edil Miguel Cappiello, ex ministro provincial del área.

 

Concretamente, la resolución establece “solicitar al superior gobierno de Santa Fe que adopte las medidas presupuestarias pertinentes a los fines de que el Estado provincial se haga cargo de las erogaciones de salud pública de Rosario”.

 

“La cuestión recursos es hoy un tema de clave en la ciudad. Además, se viven tiempos en los que es necesario cambiar la coparticipación de la provincia porque las ciudades, como Rosario, han tomado funciones y compromisos que no han contado con la contrapartida correspondiente” de la Casa Gris, puso de manifiesto Miatello.

 

Hace más de dos décadas que el municipio tiene a su cargo centros de salud y hospitales de muy caro mantenimiento al punto de que para esto hay que invertir unos mil millones de pesos, alrededor del 24 por ciento del castigado presupuesto municipal.

 

Diferente. Y Rosario presenta un panorama muy distinto al resto de las comunidades la bota. Por ejemplo, Santa Fe ciudad destina sólo el 0,41 por ciento de su presupuesto a la salud. Allí es la administración provincial la que se hace cargo de las prestaciones, como incluso se expresa en la Constitución.

 

En efecto, según la Carta Magna santafesina, “la provincia tutela la salud como derecho fundamental del individuo e interés de la colectividad. Con tal fin establece los derechos y deberes de la comunidad y del individuo en materia sanitaria y crea la organización técnica adecuada para la promoción, protección y reparación de la salud, en colaboración con la Nación, otras provincias y asociaciones privadas nacionales e internacionales”.

 

Por eso, “me parece que ha llegado el momento de discutir los recursos de otra manera”, destacó Miatello. Es que, según el presupuesto 2013, Rosario cuenta con un sistema de salud que utilizan más de 500.000 ciudadanos “y cuyo objetivo es garantizar este derecho y contribuir a la construcción de ciudadanía, de inclusión y cohesión social”, se indicó en la propuesta que ya posó por las comisiones de Gobierno y Salud.

 

No alcanza. “Si bien a partir de 2009 la Casa Gris ha destinado una suma mensual equivalente a la ejecución presupuestaria promedio de los hospitales de Emergencias Clemente Álvarez y de Niños Víctor J. Vilela, esta determinación sólo cubre una parte de las erogaciones”, finalizó el concejal Miatello.

 

 

Fuente: La Capital