El concejal López Molina, presentó una iniciativa para regular el costo del “servicio de mesa” que los comercios gastronómicos cobran por cada comensal que se sienta a la mesa.

El concejal de Unión PRO, Roy López Molina, presentó un proyecto de ordenanza que pretende unificar el monto fijo que cobran los restaurantes bajo la denominación de “servicio de mesa” y que se abona por cada una de las personas que se sientan a comer. En algunos casos promedia los 15 pesos.

Entre los argumentos de la iniciativa, se destaca que los locales gastronómicos que cobren un servicio de mesa o cubiertos deberán poner a disposición de los clientes 250 cc de agua por persona, pan, un producto de panera apto para celíacos, sal sin sodio y un menú apto para el consumo de personas con diabetes. Además, prohíbe su cobro a menores de 12 años.

“En algunos casos la adición es significativa y genera malestar en clientes que no tienen claro por qué deben abonar ese cargo extra. Muchas veces las justificaciones aparecen asociadas a gastos de mantelería, por la vajilla, la panera, la propina a los mozos o los servicios de ambientación pero en realidad no está claro el concepto del cobro”, apuntó el edil del PRO.

López Molina dijo que los locales comerciales deberán anunciar con un cartel en la vidriera, y en la carta de menues el cobro de cubiertos. “El problema de estos recargos es que se suman a la cuenta final del servicio gastronómico, por cada comensal, engrosando el costo real de cada plato de comida, sin que ello resulte claramente expuesto en la carta o menú de productos vendidos”, aseguró.

El edil del PRO argumentó que el responsable de un establecimiento que incumpla con la normativa será sancionado con una multa equivalente a entre 100 y 150 unidades de “cubierto” o “servicio de mesa”.

El concejal recordó que en Capital Federal, existe una ley que establece a los comercios una regulación para el cobro del servicio de mesa.