El gobernador Antonio Bonfatti observó, en Rosario, las máquinas de compactación y encapsulado de residuos sólidos urbanos fabricadas por la empresa Ferioli Eco, que se instalarán en las ciudades de Reconquista y Avellaneda. Las unidades fueron adquiridas con fondos provinciales entregados al consorcio regional que conformaron los dos municipios de la Región 1.

 

“Nuestro objetivo es buscar soluciones acordes a la necesidad de cada municipio y comuna para la deposición final de residuos”, aseguró el gobernador a los directivos.

 

El mandatario provincial fue recibido en el depósito de la empresa Ferioli Eco por el director de la firma, Ángel Ferioli; y el gerente, César Romero. Acompañaron al gobernador el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio; y el secretario de Medio Ambiente, César Mackler, entre otros funcionarios.

 

El gobierno provincial viene trabajando en la erradicación de los basurales a cielo abierto, a través del programa provincial de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Girsu). En tal sentido se ha incentivado a las localidades para trabajar en forma conjunta mediante consorcios regionales para el abordaje de la problemática  como lo establece la ley N° 13.055, conocida como “Basura Cero”.

 

En ese contexto se otorgan subsidios para infraestructura y equipamiento de proyectos de interés regional, donde las localidades también hacen aportes.

 

Además, Ciancio recordó que “junto con las localidades del consorcio, Rufino, Avellaneda y Reconquista son las primeras de la provincia en utilizar recursos del Fondo de Obras Menores para sumar al desarrollo de este tipo de obras de saneamiento”.

 

Incentivar la producción local

 

La empresa Ferioli Eco, oriunda de Las Parejas, es la primera en la región en llevar adelante un desarrollo tecnológico que apunta a la compactación y encapsulado de los residuos sólidos urbanos.

 

Las ventajas de este tipo de tratamiento se percibe en la posibilidad de evitar la diseminación de olores y la voladura o dispersión de elementos livianos, impide la proliferación de insectos y roedores, visualmente es más estético respecto a un relleno sanitario, requiere poco personal de operación y el mantenimiento o reparación de los equipos puede realizarse en la misma localidad.

 

La Secretaría de Medio Ambiente viene trabajando en conjunto con empresas metalúrgicas de la provincia, impulsando el desarrollo en innovaciones tecnológicas en la materia de gestión de residuos, por lo cual ya se están analizando nuevas alternativas de maquinarias para incorporar, también provenientes de empresas locales.

 

“No sólo nos importa el cumplimiento de la normativa, la mejora significativa de la calidad de vida de los ciudadanos y la sustentabilidad ambiental, sino que también es importante que podamos hacer un trabajo integral incentivando la producción local ya sea de maquinarias o servicios”, indicó Ciancio.

 

Proceso de tratamiento

 

El sistema que se aplicará en las localidades de Reconquista y Avellaneda es de carácter integral ya que abarca todas las etapas que atraviesan los residuos.

 

Luego del proceso de recolección, los residuos serán trasladados hacia la planta de tratamiento. Allí, en la “cinta de selección” serán clasificados según su valor económico para posterior comercialización o reciclado.

 

Los que no sean factibles de reciclado serán compactados a alta presión y encapsulado por la máquina. Se obtendrán cápsulas impermeables de hasta 5 toneladas, donde los residuos sufren una descomposición natural, sin adhesión de químicos y de manera anaeróbica.

 

Las cápsulas se acopiaran y se trasladaran hacia la zona de “almacenamiento”  un espacio limpio y ordenado, libre de todo tipo de contaminación.

 

A partir de los tres años, las cápsulas pueden ser retiradas y abiertas, recuperando el material estabilizado para aplicarlo en nuevos usos.

 

 

Fuente: Prensa GSF