El Tatengue derrotó por 3-1 al Santo. El equipo de Madelón abrió la cuenta con un gol de tiro libre de Alemán. Mientras que Pelaitay emparejó para la visita. En el complemento, Bertocchi y Salinas cerraron la historia.

Unión consiguió un triunfo clave, fundamental, vital. Se puede denominar de muchos modos, pero lo cierto es que la victoria por 3 a 1 en condición de local ante el encumbrado San Martín de San Juan, le abre a los tatengues las puertas de una nueva etapa en la recta final del certamen, si se digna a ganar un par de partidos en forma consecutiva.

 

El conjunto de la Avenida llegaba golpeado y con el temor de quedar definitivamente fuera de la pelea por el ascenso. Desde el arranque se mostró más ambicioso y sus intenciones se cotizaron en “bolsa”. A los 9 minutos el uruguayo Alemán clavó un tiro libre bárbaro y después de 1557 días, los rojiblancos pudieron festejar por esta vía.

 

Se puso interesante la primera etapa porque los dos pensaron en el arco rival. Y fue el elenco de San Juan el que encontró la igualdad a los 21 minutos por intermedio de Pelaitay. El empate golpeó a los rojiblancos y San Martín terminó mostrando una mejor imagen.

 

En el complemento se vio al equipo de Madelón más comprometido, más incisivo… y no tardó en llagar la justicia que el partido reclamaba. Primero fue Bertocchi (7´ST) y más tarde Salinas (37´ST), los que dejaron nocaut a los cuyanos y le devolvieron la ilusión al pueblo Tatengue.

 

Merecido triunfo, fundamentalmente por lo realizado en el segundo tiempo. Una victoria que llega en el momento justo y en el lugar indicado, porque Unión no podía dejar pasar otra chance de sumar de a tres, ante su propia gente.

 

El Santo se fue masticando bronca porque si se llevaba algo del “15 de abril” le servía, no solo para estirar la racha, sino para acercarse a los puestos de vanguardia.

 

El final está abierto. Queda un largo trecho todavía para recorrer y seguramente los santafesinos tendrán chances de soñar con el retorno a primera, si muestran rebeldía y si aflora personalidad para ganar partidos “calientes”, como ocurrió esta noche.

 

Todavía está a tiempo. Ojalá este partido sea el punto de partida de este viaje hacia el ascenso. Ilusiones, entusiasmo y euforia… sobran en la Avenida López y Planes.

 

Fuente: Soy Deportes