Lo expresó Luis Astorga, propietario de una farmacia ubicada en Mendoza al 5.800 de Rosario, en torno al caso del linchamiento fatal de David Moreira ocurrido días atrás en el barrio Azcuénaga.

Luis Astorga (LT9)

“El barrio queda con un gusto amargo porque nos cuesta pensar que un vecino haya sido el  homicida”, expresó Astorga este viernes en diálogo con LT9, quien habita en esa zona de la ciudad del sur santafesino desde hace 20 años. Por esa razón, acotó que “nunca se llegó a este límite.

 

También precisó que “hoy hay una reunión de los familiares (del joven asesinado) en el barrio. No ha trascendido que haya habido una amenaza. La familia sostiene que el chico era un chico ejemplar, que hubo una confusión”.

 

En relación a la inseguridad que vive el barrio, el farmacéutico sostuvo que la sensación de hastío es muy grande. “El barrio Azcuénaga, que está pegado al Belgrano, han sido siempre barrios de clase media baja, muy tranquilos. Yo me crié acá y se podía andar en la calle a cualquier hora. Hoy ha cambiado totalmente. Si bien hay robos, lo más grave son los arrebatos que están dados por chicos muy jóvenes que andan por lo general en moto, que supuestamente están vinculados al consumo de drogas. Eso ha crecido exponencialmente”, sintetizó. Y admitió que, ante lo acontecido, “la situación se fue de las manos, se exacerbó la violencia”.