Lo aprobó el Concejo de esa ciudad con el voto positivo de todos los ediles presentes. La medida también alcanza a los ediles. Además, se harán controles de narcolemia a conductores.

Con el voto positivo de todos los ediles presentes, el Concejo de Capitán Bermúdez aprobó una ordenanza que exige la realización de una rinoscopia a todos los funcionarios del municipio y a los miembros electos del mismo cuerpo deliberativo. “Se busca que los ciudadanos estén al tanto del estado de salud de sus funcionarios”, justifica la norma.

El proyecto había sido presentado por el oficialismo bermudense luego de un entredicho mediático con el concejal justicialista Daniel Cinalli, quien había mencionado que “dentro del municipio habría funcionarios adictos”.

“Hay un proyecto vigente sobre este tema que data de principios del año 2000. Ahora se reflotó por unas declaraciones que hubo, donde se acusaba que hay funcionarios que son adictos”, le dijo al diario digital 11Noticias el concejal Hernán Fani, uno de los autores de la iniciativa.

La rinoscopia es un estudio de las cavidades nasales utilizado en otorrinolaringología para diagnosticar ciertas patologías, y también para detectar el consumo de drogas que se aspiran, como la cocaína.

Sin embargo, existen discrepancias acerca de su efectividad, y entre sus detractores están quienes afirman que existen estudios mucho más avanzados (como los de ADN) para poder establecer un diagnóstico más preciso.

Narcolemia. En otro orden, y tal cual lo publicó el diario digital SL24, la ciudad de Capitán Bermúdez sumará a la polémica iniciativa de la rinoscopia los controles de narcolemia a conductores de tránsito.

Así como se realizan operativos de alcoholemia para registrar si un conductor tomó o no alcohol, ahora los conductores también serán sometidos a un control para saber si han consumido o no alguna droga.

 

Fuente: La Capital Digital