El arresto se concretó hoy en la ciudad correntina de Goya. El detenido, Juan Domingo Ramírez, era buscado por su vinculación con la banda narco que lideraba la familia Cantero.

La Policía de Seguridad Aeorporturia (PSA) detuvo hoy a Juan Domingo Ramírez, quien había sido detenido en el maco de la investigación de la la banda narco Los Monos y se escapó en un escandaloso espisodio de la Jefatura de Polcía de Rosario, en la ciudad correntina de Goya.

Ramírez era uno de los sospechos más buscados por el juez Juan Carlos Vienna, quien persigue las conexiones de una asociación ilícita relacionada con delitos de violencia extrema ligados al narcotráfico. Es un hombre de 1,75 metro de estatura y casi cien kilos de peso que le dan una fisonomía robusta.

Las escuchas telefónicas de los miembros de la banda Los Monos lo señalan como un encargado de los búnkers de la familia Cantero: uno en la zona de la parada Molino Blanco en la calle 525; al menos dos en Coronel Aguirre de Villa Gobernador Gálvez y otro en la calle Chacabuco al 4000 donde tenía domicilio.

Fuentes policiales y judiciales revelaron que Ramírez tenía a su cargo el control de mercadería, venta y manejo del dinero de los puestos de droga de zona sudeste de Los Monos. Le adjudican haber matado de un balazo en la cara a Luciano Cáceres, un joven de 16 años, asesinado en el búnker de pasaje 525 al 400 (Ayacucho al 6500) el 28 de abril pasado.

La pesquisa judicial ubican a Ramírez como un sicario del grupo que cumple órdenes del también prófugo Ramón “Monchi Cantero” Machuca. Luego del asesinato de Claudio “Pájaro” Cantero se realizaron una serie de allanamientos para localizar a Ramírez.

Ramírez fue detenido el 15 de enero pasado por efectivos de la División Judiciales, fue trasladado a la Jefatura de la Policía de donde, sorprendentemente, se logró escapar. La investigación de la fuga, que reveló connivencia policial, obligó a que se separara de la fuerza a los responsables de la custodia del detenido.

 

 

Fuente: La Capital