La jueza Rodenas acusó a dos agentes de la División Judiciales de la URII de extorsión e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

 

La jueza de Instrucción Nº 2 de Rosario, Alejandra Rodenas, dictó los procesamientos de los policías Lucas Germán Almirón y Luis Alberto Quebertoque por la fuga de Juan Domingo Ramírez, presunto sicario de la banda de Los Monos.

 

Según informó el programa “El primero de la mañana” de La Ocho, la magistrada acusó a Almirón por el delito de extorsión, ya que se sospecha que le exigió a la mujer de Ramírez la entrega de una fuerte suma de dinero para dejarlo salir.

 

En tanto, en el caso de Luis Quebertoquee, según trascendió, le fue aplicada la figura legal de supuesto incumplimiento de los deberes de funcionarios público por facilitar la huida del delincuente.

 

Almirón y Quebertocke prestaban servicios en ese entonces dentro de la División Judicial de la Unidad Regional II, uno de los organismos policiales que investigó el accionar de una de las asociaciones ilícitas más grandes de Rosario.

 

El fallo de Rodenas de carácter preliminar y no implica condena firme. Se trata de un grado de sospecha firme al que arribó la jueza al cabo del período de instrucción. Si esa imputación quedara firme, entonces se iniciará un juicio penal contra los policías.

 

En el caso de Almirón, según informó La Ocho, la jueza le aplicó prisión preventiva y embargó los bienes.

 

 

 

 

Fuente: La Capital