Laura Lapalma, integrante del colectivo Capibara, Naturaleza, Derecho y Sociedad, explicó los alcances de la presentación y los fundamentos que la impulsan.

Laura Lapalma (LT10)

 

En concreto, lo que se pretende es impugnar la autorización que otorgó la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia a una estancia que funciona, en el norte, como coto de caza. Al respecto, Lapalma –abogada especialista en Derecho Ambiental– indicó que “presentamos un recurso que permite actuar por intereses difusos que es, en este caso, los derechos que todos tenemos sobre la protección de la flora, la fauna, la biodiversidad, el paisaje y el medio ambiente en general”.

 

En declaraciones a LT10, la letrada apuntó a “dos resoluciones de la Secretaría de Medio Ambiente que autorizan el criadero de especies exóticas, que el número inicial era de 2.043 especies, y la autorización para el funcionamiento de un coto de caza”. El coto en cuestión se encuentra en el distrito La Cabral, San Cristóbal.

 

Ante tales circunstancias, Lapalma sostuvo que el coto “apunta al turismo”. “Desconocemos quiénes son los clientes de ese coto”, afirmó. A propósito, la abogada argumentó que “en temas de ambiente, la propiedad privada se empieza a relativizar. Hay una función ambiental de la propiedad, es decir, si bien cada uno tiene sus máximas potestades dentro de su propiedad privada, todo tiene que ser con una función ambiental”, definió.