Según el régimen comunista, Matthew Todd Miller, de 24 años, rompió su visa al entrar al país porque quería conocer cómo era la visa en prisión en Pyongyang. Son tres los estadounidenses arrestados en ese país.

 

El Tribunal Supremo de Corea del Norte condenó hoy al ciudadano estadounidense Matthew Todd Miller a seis años de trabajos forzados por considerar que cometió “actos hostiles” contra el país asiático tras ingresar como turista, informó hoy la agencia estatal KCNA.

 

“Cometió actos hostiles con la DPRK [República Democrática de Corea] al entrar en territorio de la DPRK disfrazado de turista en abril pasado”, afirmó Corea del Norte en un escueto comunicado, sin entregar más detalles.

 

En un juicio que duró unos 90 minutos, el tribunal dijo que Miller -de 24 años y procedente de Bakersfield, California- rompió su visado en el aeropuerto de Pyongyang cuando entró en el país el 10 de abril y admitió tener la “loca ambición” de experimentar la vida de prisión para poder investigar en secreto la situación de derechos humanos en Corea del Norte.

 

Miller, al que se lo vio delgado y pálido durante el juicio y estaba vestido enteramente de negro, es uno de tres estadounidenses actualmente detenidos en Corea del Norte.

 

Sin mostrar emociones durante los procedimientos, Miller renunció al derecho a disponer de un abogado. Fue esposado y conducido fuera de la sala tras su condena.

 

El tribunal, compuesto por un juez principal flanqueado por dos “asesores populares”, determinó que no atendería ninguna apelación a su sentencia.

 

Antes del veredicto, se creía que Miller había pedido asilo al llegar a Corea del Norte. Durante el juicio, sin embargo, la acusación alegó que se trataba de una artimaña y que el estadounidense también había alegado falsamente poseer información secreta en su iPad y su iPod sobre el ejército estadounidense en Corea del Sur.

 

Miller fue acusado en virtud del artículo 64 del Código Penal de Corea del Norte, que tipifica el espionaje y puede acarrear una pena de cinco a 10 años de prisión, aunque castigos más severos se pueden dar en los casos más graves.

 

En una breve entrevista en Pyongyang con la agencia AP la semana pasada, Miller dijo haber escrito una carta al presidente estadounidense, Barack Obama, pero que no había recibido respuesta.

 

Otros detenidos

 

Miller, de 24 años, es uno de los dos turistas estadounidenses arrestados por Pyongyang en los pasados meses en sendos viajes turísticos. El otro es Edward Fowle, de 56 años y a la espera de ser juzgado.

 

Fowle fue aprehendido en mayo acusado de dejar una biblia en la habitación de su hotel.

 

Además de estos dos turistas, Corea del Norte retiene al estadounidense de origen coreano Kenneth Bae, un misionero y agente de viajes de 44 años que fue detenido el 3 de noviembre de 2012 cuando encabezaba un viaje organizado en la zona económica especial de Rason, en el extremo noroccidental de Corea del Norte.

 

Bae fue después condenado a 15 años de trabajos forzados por, supuestamente, realizar actividades religiosas en el país.

 

En una entrevista concedida a la televisión estadounidense CNN a principios de mes, los tres estadounidenses pidieron a Washington que mande enviados especiales a Corea del Norte para lograr su repatriación.

 

En años pasados, el régimen norcoreano ha liberado a diversos ciudadanos estadounidenses tras complejas rondas de negociaciones diplomáticas.

 

En 2009, gracias a la mediación del ex presidente Bill Clinton, Pyongyang liberó a dos periodistas de Estados Unidos detenidas por entrada ilegal y condenadas a 12 años de trabajos forzados, mientras que en 2010, otro es mandatario, Jimmy Carter, participó en las negociaciones para liberar a Aijalon Mahli Gomes, condenado a ocho años por entrar también ilegalmente en el país.

 

En 2011, el delegado del Departamento de Estado para asuntos de derechos humanos norcoreanos logró intervenir con éxito en el caso del empresario coreano-estadounidense Eddie Yong Su Jun.

 

Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte y advierte enfáticamente a los ciudadanos estadounidenses no viajar al país.

 

La reacción de EE.UU

 

“Solicitamos a la República Popular Democrática de Corea [nombre oficial de Corea del Norte] el perdón para Matthew ‘Todd’ Miller”, indicó Darby Holladay, portavoz del Departamento de Estado, en un comunicado.

 

El funcionario pidió la “amnistía” y la “inmediata liberación” para Miller así como para Kenneth Bae y Edward Fowle.

 

El funcionario indicó que “no hay mayor prioridad” para el Gobierno que “el bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero” y recordó que el Departamento de Estado “recomienda a los ciudadanos estadounidenses no viajar a Corea del Norte”.

 

 

Fuente: La Nación