Así lo informaron el Ministerio de Salud y la Secretaría de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario tras recibir la comunicación del Instituto de Enfermedades Virales Hemorrágicas Dr. Julio I. Maiztegui.

El Ministerio de Salud de la provincia y la Secretaría de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario informaron que el Laboratorio del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario (CEMAR) ha sido autorizado para la realización de los estudios moleculares para la detección del Virus Chikungunya.

La decisión, fue comunicada por el Centro Nacional de Referencia para diagnóstico de Dengue y otros arbovirus del Instituto de Enfermedades Virales Hemorrágicas (INEVH) “Dr. Julio I. Maiztegui”, que depende de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos Nacionales (ANLIS) “Dr. Carlos G. Malbrán” del Ministerio de Salud de la Nación.

Dicho centro ha transferido reactivos como para que “el Laboratorio del CEMAR pueda procesar muestras de pacientes con sospecha de diagnóstico de Fiebre Chikungunya”.

Se destacó en ese sentido, que, en las “pruebas preliminares de calidad realizadas durante la etapa de transferencia tecnológica”, los resultados del Laboratorio del Cemar de Rosario se “caracterizaron por su excelente desempeño, de acuerdo a lo manifestado por la referencia nacional”.

LA FIEBRE CHIKUNGUNYA ES UNA ENFERMEDAD VIRAL

La fiebre chikungunya es una enfermedad viral transmitida al ser humano por los mismos mosquitos que trasmiten el dengue. Se caracteriza por presentar fiebre alta y dolor articular.

Esta infección se transmite a través de la picadura de mosquitos de las especies Aedes aegypti y Aedes albopictus que se infectan luego de haber picado a una persona que padece la enfermedad. También las mujeres embarazadas que se enferman en el período próximo al parto pueden transmitir la infección al bebé en el momento del nacimiento.

No existen vacunas o medicamentos que prevengan la infección por el virus chikungunya.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Las medidas de prevención que se destinan a disminuir la proliferación de mosquitos, y que deben ser tenidas en cuenta, contemplan : eliminar todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos), dar vuelta los objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores), cambiar diariamente el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días.

De ser posible, utilizar en los floreros productos alternativos en lugar de agua (geles o arena húmeda), mantener los patios y jardines desmalezados y destapar los desagües de lluvia de los techos, y tapar los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

Finalmente, y para evitar la exposición a los mosquitos se recomienda el “uso de ropas de mangas largas, repelentes y mosquiteros”.