La pequeña, de sólo 4 años, tenía los paquetes en su mochila y los repartió entre sus compañeros de la escuela. En total, llevó unas 250 bolsas con droga.

El episodio ocurrió el lunes en Delaware, Estados Unidos. La policía informó hoy que varios de los niños que recibieron los envoltorios fueron llevados al hospital como medida de precaución, aunque ninguno de los paquetes con heroína fue abierto. Tras ser examinados, fueron rápidamente dados de alta.

La niña, de 4 años, repartió la droga entre sus compañeros de la escuela, que iban desde los 4 hasta los 11 años. Ashley Tull, madre de la pequeña, fue acusada de poner a niños en peligro y de participar en la distribución de drogas. Fue procesada el lunes y puesta en libertad tras el pago de una fianza de 6.000 dólares.

Para salir libre, Tull también recibió la orden de no acercarse a sus hijos, quienes ahora están bajo la custodia de un familiar, según informó la policía. La mujer decidió no hacer declaraciones a la prensa al respecto.

De acuerdo con las autoridades, la niña llevó la droga al colegio cuando su madre le dio una mochila diferente. Dentro de esta había casi 250 paquetes de droga, de unos 4 gramos cada uno, que estaban etiquetados con la leyenda “Slam”.

El vocero de la Policía de Delaware, Gary Fournier, dijo al diario The News Journal de Wilmington que el kinder Hickory Tree Child Care Center, en Selbyville, manejó la situación adecuadamente y notificó de inmediato a la policía.

 

 

 

Fuente: Infobae