El encuentro con Ricardo Lorenzetti fue solicitado por cámaras empresarias y se concretó en la Bolsa de Comercio. “La inquietud es muy grande. No hay políticas y los jueces están solos”, resumió a Infobae uno de los asistentes. Participaron además tres camaristas federales.

La Bolsa de Comercio de Buenos Aires fue el espacio de una reunión entre los principales empresarios del país y banqueros con un protagonista principal: el juez de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, quien estuvo acompañado por tres jueces federales.

El foco no estuvo puesto en las últimas políticas económicas del Gobierno, sino en un tema que ocupa (y preocupa) al magistrado: el avance del narcotráfico y el consumo de drogas en la Argentina.

El consumo de cocaína en la última década pasó del 1,2% de la población al 2,6%, lo que en términos absolutos significa que 700 mil argentinos consumen cocaína con asiduidad.

“Como tanto se habla del acceso a la Justicia, esta vez la Justicia salió a poner la cara y a dialogar en busca de soluciones. Creo que es un paso fundamental para empezar a tomar conciencia. La Corte se está moviendo mucho. Ya hubo diálogo con la Iglesia y ahora con empresarios”, dijo a Infobae Martín Irurzun, presidente de la Cámara Criminal y Correccional porteña, y uno de los asistentes al encuentro.

La reunión fue convocada por el empresario Eduardo Eurnekian y Robert Urban, de Corporación América, y contó con la presencia de los más altos ejecutivos del país. Héctor Méndez y Luis Betnaza por la Unión Industrial Argentina (UIA), Jorge Brito y Sergio Grinenco por la Asociación de Bancos Privados de Argentina (Adeba), Gustavo Weiss y Carlos Wagner, de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), y Carlos de la Vega, al frente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC). También estuvo Daniel Pelegrina, vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), que terminó de completar el panorama del Grupo de los 6.

A esos nombres se sumaron Alejandro Bulgueroni, presidente de Panamerican Energy, y Eugenio Burzaco, ex jefe de la Policía Metropolitana y actualmente presidente de Seguridad Integral Templar.

El panorama tras la reunión fue desalentador, resumió una fuente a este medio, y agregó que los asistentes solo hacían mención de la “enorme preocupación, mucha inquietud porque no hay política contra el narcotráfico”.

Los asistentes coincidieron además en que “los jueces están solos y el presupuesto de la Corte es limitado”.

Adelmo Gabbi, titular de la Bolsa, aseguró a Infobae que “es importante para el mercado de capitales la lucha contra el narcotráfico y el lavado de dinero”, pues subrayó que ambas están relacionadas. A la salida del encuentro, Méndez contó a este medio que hubo un análisis de Lorenzetti sobre la problemática y las implicancias del narcotráfico en el mundo de los negocios. “Los empresarios debemos involucrarnos en este problema”, declaró.

Los empresarios escucharon a tres jueces federales con problemáticas parecidas en sus respectivos distritos: Irurzun; José Luis Villada, magistrado de Salta; y Carlos Federico Castillo por Rosario, que fueron convocados por Lorenzetti.

Fue la provincia de Santa Fe la que concentró la mayor preocupación por el avance de los cárteles de droga, específicamente en Rosario.

Uno de ellos, que responde al nombre de Los Monos, surge como la mayor preocupación no sólo porque manejan la droga, sino también porque se involucraron en el negocio del fútbol a través de la compra y venta de jugadores.

El norte y el interior del país también fueron parte de la conversación.

“Nos escucharon con mucha preocupación, entendieron nuestra preocupación y la tomaron como propia, porque el tráfico de drogas afecta a toda la sociedad. Algunos se mostraron más sorprendidos que otros, pero todos se dieron cuenta que es un tema que hay que atender”, sentenció el magistrado porteño.

Burzaco, además autor de los libros Mano Justa y Rehenes de la Violencia, vio a un Lorenzetti muy enérgico por explicarles a los referentes del empresariado argentino cuáles son los puntos más conflictivos en la política de lucha contra el narcotráfico.

“El tema que se habló fue fundamentalmente el narcotráfico. Nosotros les transmitimos la enorme preocupación del Poder Judicial y la voluntad que tiene la Corte Suprema de ocuparse del tema”, remarcó Irurzun.

“Cada uno comentó la situación en su jurisdicción. Si bien es distinta en cada cosa, todos tenemos en común un gran preocupación por el avance que se registra en todos lados”, agregó.

Si bien el titular de la Corte Suprema no cuestionó las políticas del Gobierno, había señalado las deficiencias en la lucha contra la inseguridad y el narcotráfico, frente a 300 magistrados en la 6° Conferencia Nacional de Jueces en Mar del Plata el pasado 3 de octubre. En el encuentro en la Bolsa, volvió a manifestar que no hay nadie en el país que no hable de inseguridad y pidió a los empresarios sumar sus esfuerzos hacia políticas del Estado. Éstas deben ser claras, coordinadas y concretas para ayudar a combatir el narcotráfico en el país.

“Desde el fallo ‘Arriola’, la Corte manifiesta la importancia de tener colaboración de los demás poderes del Estado. El Poder Legislativo, por ejemplo, podría ayudar con algún proyecto de modificación de la ley procesal, pero también creando un juzgado en la zona fronteriza especializado en crimen organizado. Además, hay que llenar las vacantes en el Poder Judicial, algo que la Corte ya había pedido”, agregó Irurzun.

Uno de los empresarios comentaba que el narcotráfico no fue el único tema que surgió en la reunión, porque con Lorenzetti al frente “es difícil politizar”. “Sólo al final se habló algo de Vanoli y el BCRA”, sugirió mientras se alejaba por la calle 25 de Mayo del microcentro porteño.

La presentación de Lorenzetti frente a los empresarios fue un adelanto de la exposición que hará el 5 de noviembre ante el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), que tiene a Eurnekian al frente.

 

 

 

Fuente: Infobae