La mujer, que atendió a un hombre que murió por el virus en Texas, tomó un avión 24 horas antes de ser internada con los primeros síntomas. Las autoridades buscan desesperadamente a los pasajeros del vuelo.

La segunda enfermera que dio positivo por el virus del Ébola tras atender al paciente Thomas Eric Duncan, fallecido la semana pasada en el hospital de Texas, tomó el vuelo de Cleveland a Dallas menos de 24 horas antes de ser internada tras mostrar los primeros síntomas de la mortal enfermedad.

“Debido a la proximidad en el tiempo entre el vuelo de la tarde y el primer informe de la enfermedad de la mañana siguiente, los CDC están poniéndose en contacto con los pasajeros que volaron en el vuelo 1143 de Frontier Airlines, de Cleveland a Dallas/Fort Worth del 13 de octubre”, dijeron los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en un comunicado.

La enfermera Amber Joy Vinson, de 29 años, no mostraba “signos o síntomas de la enfermedad durante el vuelo 1143, de acuerdo con la tripulación”. Los CDC explicaron que la aerolínea “trabaja en estrecha colaboración” con las autoridades para “identificar y notificar” a los pasajeros que podrían haber viajado en el avión para establecer si hubo algún tipo de contacto con la enferma.

En paralelo, las autoridades sanitarias han pedido a los 132 pasajeros a bordo del vuelo que se comuniquen urgentemente con los CDC para evaluar individualmente cada caso. No obstante, aclararon que las personas consideradas en mayor riesgo de contagio ya están bajo observación.

 

“Después de las 13:00, hora local, profesionales de salud pública comenzarán a entrevistar a los pasajeros sobre el vuelo, respondiendo a sus preguntas y organizando el seguimiento del caso”, indicaron los CDC.

La paciente permanece aislada en el Hospital Presbiteriano de Dallas desde la noche del martes al dar positivo al virus en pruebas de laboratorio después de mostrar una ligera fiebre. También está ingresada la trabajadora sanitaria Nina Pham, el primer caso de contagio en el país.

Vinson es uno de los 76 empleados del hospital que trataron a Duncan, que falleció la pasada semana en el Hospital Presbiteriano la pasada semana. Las autoridades desconocen cómo se contagiaron las enfermeras, por lo que tomaron la decisión de controlar la temperatura del personal sanitario dos veces al día para detectar síntomas de ébola.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 8.997 personas se han contagiado de ébola en siete países, aunque la inmensa mayoría se encuentran en Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry. La cifra de muertos se eleva a 4.493, según el último informe sobre la situación de la epidemia del ébola.

 

 

 

Fuente: Infobae