El gobierno porteño busca cerrar el cerco sobre los contribuyentes que intentan eludir el pago de sellos cuando compran un cero kilómetro. Cómo es la práctica sobre la cual puso la lupa la Ciudad.

 

Con el objetivo de aumentar la recaudación, la administración macrista decidió avanzar con una medida que anulará una de las artimañas que realizaban numerosos contribuyentes para abonar menos impuestos por patentes.

 

Al momento de comprar un auto cero kilómetro en la ciudad de Buenos Aires, había gente que decidía radicarlo en otra jurisdicción para eludir el pago por el Impuesto a los Sellos. Está práctica la realizaban muchas personas que residían en el distrito porteño, pero tenían la posibilidad (por ser propietarios de un inmueble en el Interior) de declarar que se domiciliaban en otra provincia.

 

En ese contexto, la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) publicó en el Boletín Oficial porteño la resolución 706, mediante la cual se indica que el comercio de vehículos nuevos en la Ciudad estará alcanzado por el mencionado tributo, incluso “cuando la inscripción inicial se realice en Registros Seccionales fuera de ella”.

 

Para eludir el pago, el comprador del cero kilómetro deberá acreditar que “se encuentra domiciliado en otra jurisdicción con una antigüedad mínima de 6 (seis) meses, a contar desde la fecha de la operación”.

 

“El importe a ingresar será el que surja de aplicar la alícuota establecida en el artículo 110 de la Ley Tarifaria vigente, sobre el monto de la factura definitiva o de la valuación que apruebe la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor y de Créditos Prendarios, el que fuera mayor”, se explica en la misma resolución.

 

El titular de AGIP, Carlos Walter, había dado cuenta de esta problemática un tiempo atrás, cuando -recuerda El Cronista- denunció que “algunos titulares de autos los registran en el interior porque tienen una propiedad allá, pero sin embargo viven y lo usan acá y no pagan el impuesto”.

 

La Administración Gubernamental de Ingresos Públicos porteña precisó que en 2009 encontraron 52.744 autos radicados en otras jurisdicciones, que de esa manera evadían el pago de patentes.

 

El gobierno de la Ciudad incluso le puso plazo al trámite, para evitar nuevas maniobras: “Para las operaciones de compraventa de vehículos nuevos o sin uso efectuadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y cuya inscripción inicial se realice fuera de ella, se deberá ingresar el Impuesto de Sellos dentro de los 15 (quince) días corridos, contados desde la fecha de la factura o cualquier instrumento equivalente, mediante el uso del aplicativo que a tal efecto se encuentra disponible en la página web “www.agip.gob.ar” de este Organismo”.

 

El Impuesto a los Sellos había sufrido un fuerte incremento el año último (pasó del 1% al 3%), con el argumento de que buena parte de esos fondos serían utilizados para solventar los costos por el traspaso del servicio de subterráneos a la órbita del gobierno porteño.

 

 

Fuente: Infobae