El presidente rojinegro habló con los periodistas junto al vicepresidente Jorge Ricobelli quien le pidió “una gran disculpa” al hincha rojinegro.El presidente de Newell’s Old Boys, Guillermo Lorente, y el vicepresidente Jorge Riccobbelli, salieron a pedir públicamente disculpas al hincha de Newell’s por una nueva derrota en el clásico ante Rosario Central y coincidieron en afirmar que el ganar ese partido “es una terrible deuda pendiente”.

En una conferencia de prensa que no estaba pautada, los directivos hablaron luego del encuentro del capitán Lucas Bernardi con los periodistas -donde no se pudieron formular preguntas y en donde no se habló ni del clásico ni de la situación del entrenador Gustavo Raggio-, quien tomó la posta fue Ricobelli quien señaló que “hubo algunos incidentes que el hincha de Newell’s repudia, como haber ido a la puerta de la casa de un directivo a reclamar. Pedimos disculpas por eso. Con respecto al partido del domingo creo que corresponde pedir otra gran disculpa a todos los hinchas”.

“Creo que todos -amplió el directivo- teníamos muy claro desde la actitud y lo que comunicábamos públicamente lo que jugábamos el domingo. Creo que todos teníamos en claro que el clásico era el partido del semestre. También lo tenían claro el cuerpo técnico, los hinchas y los jugadores. Lamentablemente el resultado no fue el que pretendíamos y el que fuimos a buscar, pero creemos que el club tiene las herramientas necesarias para dar vuelta esta situación”.

“Nosotros estamos terriblemente dolidos como comisión directiva, no hay nada más lindo para una comisión que festejar un campeonato y también es espectacular festejar un clásico. Lamentablemente no lo pudimos hacer y creo que es una terrible deuda pendiende, es una deuda que queremos cancelar cuanto antes. En este momento no hay justificaciones. Pero sentimos mucho compromiso y mucha fuerza para cancelar esta deuda cuando antes. Hemos salido e ido al frente con situaciones mucho má complicado desde el punto de vista físico y personal”, desplegó su verborragia el vicepresidente.

En cuanto a si esta respuesta de parte de la dirigencia la desencadenaba el o se sumaban otro tipo de situaciones extrafutbolísticas, tomó la posta el presidente Lorente: “La situación del clásico provocó un cimbronazo que nos resulta hoy difícil de sobrellevar y básicamente tiene que ver como que uno lo considera la deuda pendiente. Todos teníamos la esperanza de que el clásico lo íbamos a ganar. Y para nosotos es tremendo porque lo sentimos de una manera tan profunda como los hinchas que nos fueron a reclamar a la puerta de casa. Creo que a ellos y a toda la hinchada de Newell’s uno le debe eso. La bisagra que implica la derrota del domingo es un tema que nos tiene que servir porque falta un tiempo para que se desarrolle otro clásico y la meta más importante de nosotros es darle a la gente y darnos a nosotros la alegría de ganar un clásico”.

Acerca de cómo habían notado al entrenador Gustavo Raggio en las conversaciones pospartido y en donde el DT puso a disposición la renuncia, el presidente dijo que “creo que tanto el cuerpo técnico, como los jugadores y dirigentes tenemos muy claro que lo tenemos que levantar entre todos y la oportunidad más importante está de cara al partido del sábado. Hoy por hoy a la gente lo que le podemos prometer es que estamos haciendo todo lo que hay que hacer para revertir esta situación. El golpe del clásico fue durísimo para todos y creo que esto es lo que nos tiene que dar la fuerza necesaria como para salir de esta situación”.

 

 

Fuente: La Capital