Se trata de un joven que fue detenido ayer, sospechado por el homicidio de Nicole Sessarego Borquez.

El joven que fue detenido ayer como sospechoso del homicidio de la estudiante chilena Nicole Sessarego Borquez, atacada a puñaladas en julio último en el barrio porteño de Almagro, negó haber tenido vinculación con el crimen al ser indagado por la Justicia, que no obstante dispuso que siga detenido.

Fuentes judiciales vinculadas a la causa que lleva adelante el juez de Instrucción Luis Zelaya informaron hoy a Télam que el acusado “declaró, rechazó ser el responsable del asesinato, pero se negó a contestar preguntas”, sobre el episodio registrado el 15 de julio último, en Don Bosco al 4200, de Almagro.

Teber Janberk (31), apodado “El turco”, dijo que el día del ataque era su cumpleaños y que estuvo en otro sito, distante al lugar del crimen.

Antes de resolver la situación procesal del acusado, el juez aguarda el resultado de algunas medidas de prueba ordenadas en los últimos días, entre ellas un informe sobre entrecruzamientos telefónicos y otros de ADN para cotejar el del detenido con el de la sangre encontrada en la escena del crimen que no pertenecía a la estudiante.

La causa judicial está bajo secreto de sumario, aunque las fuentes dijeron que autoridades diplomáticas de Turquía se presentaron en el juzgado de Zelaya interesadas por conocer la situación del imputado.

EL CASO

Nicole era estudiante de Periodismo de la Universidad de Playa Ancha (Chile) y se encontraba desde febrero realizando un intercambio en la Universidad de Buenos Aires, a donde llegó por medio de un “convenio de movilidad”, según informa el sitio chileno Bio Bio . La joven estudiante compartía con otras chicas extranjeras un departamento en la calle Don Bosco 4109, en el barrio porteño de Almagro.

El 15 de julio la estudiante chilena de 21 años fue asesinada de 11 puñaladas a 150 metros de su casa, en Almagro. La mujer alcanzó a caminar casi cien metros hasta el hall del edificio en el que vivía, luego de sufrir las heridas, donde falleció.

Según fuentes policiales, la víctima tenía sus pertenencias, por lo que un intento de robo se descartó desde el primer momento. Los investigadores analizaron las cámaras de seguridad, con lo que pudieron determinar que hubo un solo atacante aunque, por la calidad de las imágenes, no consiguieron más información.

Nicole había ido a bailar a Club Severino, una fiesta que los lunes congrega a un público mayoritariamente turista en el boliche Bahrein, en Lavalle 345, en el microcentro. Cerca de las 6.00, la joven regresó sola en un taxi hasta Treinta y Tres Orientales y Rivadavia, a 150 metros del edificio donde vivía.

Según los investigadores, la víctima habría sido interceptada por el agresor en Don Bosco al 4200, donde se hallaron rastros de sangre en la vereda y en las paredes de dos edificios. Estas manchas de sangre indicarían que Nicole, malherida, logró caminar casi 100 metros y entrar al hall del edificio donde vivía..

La joven vivía en ese departamento junto a otras seis personas: una pareja de venezolanos, dos brasileñas, un argentino y un colombiano. La noche del crimen (lunes 14 de julio) habían ido todos al boliche ubicado en Lavalle al 300, pero adentro se dispersaron y volvieron por separado. Las amigas brasileñas les habrían dicho a los investigadores que vieron a Nicole por última vez con un joven desconocido, aunque las cámaras de seguridad la mostraron volviendo sola a su casa, ya en la madrugada del martes.

 

 

 

Fuente: La Nación