Marcela Römer, su directora, dijo sentirse “molesta” y que las mismas “impresionan de manera negativa”. Una de ellas dice “gatillo fácil para todos”.

 

La directora del Museo Juan B. Castagnino , Marcela Römer, admitió esta mañana la aparición de pintadas contra el accionar policial en la provincia, las que se suman a las escritas en las paredes de los Tribunales, ubicado a escasos 100 metros, todas referenciadas a la muerte del joven Franco Casco, en extrañas circunstancias.

 

En diálogo con el programa “El primero de la mañana”, que se emite por La Ocho, Römer contó que “ayer a la noche vimos las pintadas y durante la mañana las vamos a cubrir, como hemos hecho con los numerosos grafitis. Impresiona de manera negativa. Por otra parte lo que dicen las inscripciones, lo de gatillo fácil, no me agrada. Yo vivo en Rosario, y sé la realidad de lo que pasa”.

 

La responsable del Castagnino se refirió además sobre el tiempo que iba a permanecer la fachada del museo pintada de negro. Al respecto indicó que “va a permanecer hasta fines de febrero, o principios de marzo, como habíamos definido. Que la gente se acordó de que existe el museo, es cierto. Los medios ayudaron que se explayara la polémica, de manera positiva y negativa. A lo mejor sirvió para que muchas personas que nunca habían conocido el museo lo hiciera. La gente no nos cree que vamos a volver al blanco. Vamos a volver al blanco, vamos a cumplir nuestra palabra. Que la gente se quede tranquila que esta intervención de negro va a terminar”.

 

Vale recordar que el museo Castagnino fue pintado de negro con motivo de la IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo. Con tal motivo, fue presentada la intervención “Ampliación” y de la que participan varios artistas, que consistió en pintar casi íntegramente de negro el edificio patrimonial del museo, una acción que en su momento el titular del Colegio, Aureliano Saruá, entendió como poco menos que “sacrílega”.

 

De todos modos, el museo no fue el único edificio que registró las quejas de los manifestantes que ayer participaron de la marcha pidiendo justicia por Franco Casco. Pintadas como “Todos sabíamos”, “Yuta asesina” o “No al aparato político”, fueron algunas de las que aparecieron en las paredes de Tribunales y en algunas casas particulares adyacentes.

 

 

Fuente: La Capital