Ocurrió en el municipio de Garupá. El verano pasado hubo varios casos en distintas regiones.

Al menos 23 personas fueron atacadas por palometas en el río del municipio misionero de Garupá. Clausuraron el balneario para evitar más heridos y colocaron una red de contención que evite el contacto de las palometas en la zona donde hay bañistas.

En el primer fin de semana de diciembre se conocieron al menos diez ataques en el municipio. Pero los casos continuaron y en poco menos de dos semanas más de 20 bañistas resultaron con mordeduras, mientras que tres sufrieron lastimaduras de mayor consideración y fueron trasladados para recibir atención médica.

Las últimas víctimas registradas en la zona fueron jóvenes. Una chica de 20 años sufrió una herida profunda en uno de los dedos de su pierna derecha. Además, un nene de 11 años fue mordido en una de sus extremidades cuando se bañaba en una zona de poca profundidad.

En el verano pasado las palometas atacaron a más de 20 personas en Misiones, pero los casos se registraron en diversas zonas del país, como Rosario, con más de 60 heridos de diversa gravedad. También se registraron casos en Buenos Aires, en la costa de Vicente López.

Existen cinco variedades de Palometas, pero los pescadores identifican a las que atacan como las “bravas” y “blancas”. Señalan también que las palometas son capaces de cortar mallas y líneas de pesca y de mutilar peces, y son muy escurridizas dado que se reproducen en camalotes, donde se guarecen durante todo el año hasta que el verano y la luz las obliga a desplazarse por el río.

 

 

 

 

Fuente: Infobae