A 18 meses de la explosión, el gobernador tomó esta decisión tras recibir una carta con la firma de 200 propietarios que rechazan la idea de levantar ahí un memorial.

 

El gobierno provincial no expropiará el inmueble de calle Salta 2141. Allí, parte de los familiares de las 22 víctimas fatales que dejó la explosión y derrumbe de una de las torres el 6 de agosto de 2013, pretendía levantar un espacio para la memoria. Esa aspiración se tradujo en un proyecto de ley que el arco opositor presentó el año pasado en la Legislatura, que aún no fue debatido. Sin embargo, la Casa Gris resolvió desestimar el planteo tras recibir una nota “con más de 200 firmas de propietarios afectados que se oponen a la idea”, confió una fuente oficial a La Capital.

 

Desde la Gobernación aclararon que la negativa a avanzar con la expropiación no está vinculada a lo presupuestario. “No tiene nada que ver con lo económico. Incluso la cifra estimada no es tan significativa para la provincia”, agregó el vocero consultado.

 

Un argumento similar habían escuchado los propios impulsores del memorial. “El gobernador (Antonio) Bonfatti nos dijo que para la provincia, expropiar el terreno eran unas monedas, que no iba a haber problemas”, contó a este diario Marcela Nissoria, viuda de Hugo Montefusco, uno de los 22 fallecidos por la fuga de gas y posterior explosión.

 

A fin de 2014, el Ejecutivo recibió una nota. “Estaba firmada por más de 200 propietarios de departamentos afectados por el derrumbe donde expresaban que no estaban de acuerdo con que allí se haga un memorial”, precisaron.

 

En ese marco, el gobernador resolvió no avanzar con la expropiación, más allá del devenir del proyecto legislativo. “Es una decisión política ya tomada, al no haber consenso entre los propietarios, el gobierno de Santa Fe no va a involucrar en una especie de interna con los familiares de las víctimas”, agregaron.

 

“Este gobierno —continuaron— promulgó la ley de expropiación de (el ex centro clandestino de detención durante la última dictadura) La Calamita de Granadero Baigorria y podría hacer lo mismo con (otro espacio ilegal donde hubo detenidos bajo el mandato militar) la Quinta de Funes. El tema no pasa por lo económico sino por el consenso entre todos los actores”.

 

Nissoria remarcó que “la gran mayoría de los familiares de las víctimas de la tragedia de calle Salta apoya la idea de la expropiación y que no se autorice un proyecto inmobiliario donde hay tanto dolor y por ahora impunidad”.

 

La viuda de Montefusco fue más allá al señalar: “Además hay toda una comunidad que nos apoya con esta idea, hemos recolectado más de 25 mil firmas de rosarinos que nos apoyan en la idea de la expropiación. Gran parte de la dirigencia política también avala esta idea”.

 

Según Nissoria “la lucha durante este año y medio que pasó desde que ocurrió la explosión y la muerte la hemos sostenido públicamente algunos familiares, que tuvimos más visibilidad. Pero hay muchas familias que comparten nuestro dolor y piensan como nosotros”.

 

Mientras tanto, el proyecto de ley para expropiar el terreno deberá esperar hasta mayo para ser discutido en la Legislatura, cuando comience el período ordinario de sesiones.

 

Hasta esa fecha, sólo se debaten en extraordinarias durante las sesiones extraordinarias las propuestas que remite a la Legislatura el Ejecutivo provincial. Con la negativa a la cuestión de fondo, difícilmente la Casa Gris habilite su tratamiento.

 

La iniciativa en cuestión fue presentada en julio pasado por la diputada santafesina del PRO, Alejandra Vucasovich. Propone declarar de utilidad pública y sujeto a expropiación el lote de Salta 2141 para destinarlo a la creación de un espacio público en homenaje a las víctimas, como también para la realización de “actividades tendientes a preservar la memoria y consolidar los valores inherentes a la vida, la paz y la solidaridad”.

 

“Como la aseguradora ya pagó a los propietarios una parte de lo que perdieron, lo que deberá abonar el gobierno santafesino es muy poco. El valor del metro cuadrado quedará fijado en una valuación inmobiliaria, menos ese importe”, aseveró Vucasovich al presentar la propuesta en la Cámara baja santafesina.

 

“El futuro del predio depende de los dueños”. “El futuro del terreno depende de los privados, de los propietarios de cada porción del inmueble”, aclaró sobre el destino de Salta 2141 el secretario de Planeamiento, Pablo Barese. El funcionario admitió que llegar a un consenso mayoritario “seguramente no será sencillo, pero excede las atribuciones y competencias del municipio”.

 

Barese desconocía la decisión política del gobierno provincial de no avanzar con la expropiación del inmueble donde se erigían las tres torres colapsadas tras la explosión del 2013.

 

“Sabíamos que había distintas miradas entre los propietarios sobre el futuro del inmueble. Si se confirma que no habrá expropiación, deberán los propietarios ponerse de acuerdo sobre qué hacer en ese espacio”, agregó el jefe de Planeamiento.

 

El funcionario municipal apuntó que “si se decide volver a construir la lógica es que esté regulado por los usos urbanísticos y las alturas vigentes, que no han cambiado sustancialmente. Pero esa es una definición de los propietarios”.

 

“Estimo —continuó— que no será sencillo ponerse de acuerdo entre tantos actores, más cuando en el medio hay cuestiones legales pendientes de resolución y mucho dolor por las pérdidas humanas”.

 

 

 

Fuente: La Capital