El presunto jefe de Al Qaeda en Arabia Saudita, el marroquí Yunes Mohammed Ibrahim al-Hayari, murió hoy en Riad en un enfrentamiento con las fuerzas sauditas de seguridad, según informó la cadena de televisión Al-Arabiya.

Yunes al-Hayari era considerado por la prensa saudita como uno de los principales dirigentes de la rama local de Al Qaeda en Arabia Saudita y figuraba en el primer renglón de la lista de 36 sospechosos más buscados, publicada el 28 de junio por el ministerio del Interior.

Otros dos activistas islamistas buscados resultaron heridos y detenidos en los enfrentamientos en el barrio de Al-Rawdhah, al este de la capital saudita, agregó la cadena de televisión.

Los activistas buscados estaban atrincherados en una casa y el enfrentamiento duró alrededor de dos horas. En el operativo también se secuestraron armas, municiones, equipo de comunicaciones, computadoras y distintos documentos.

El terrorista, de 36 años, había entrado a Arabia Saudita en febrero de 2001 para efectuar la peregrinación musulmana en la Meca, pero se quedó en Riad, en compañía de su esposa y de su hija.