En total, el gobierno provincial destinó más de 2,5 millones de pesos para la realización de esta obra en la ciudad de Santa Fe.El ministro de Obras Públicas, Julio Schneider, entregó al responsable de la Basílica de Guadalupe, padre Olidio Panigo, el último aporte de 655 mil pesos correspondientes al cuarto desembolso de un total de 2.621.237 pesos, que el gobierno de la provincia otorgó para los trabajos de restauración de la fachada principal del edificio.

 

Con este monto, se ejecutarán los últimos trabajos de la obra que se encuentran en su etapa final, y comprendieron la restauración del campanario y su cúpula en sus cuatro lados, la restauración de la fachada norte y de las galerías este y oeste. Además, se utilizarán parte de esos fondos para trabajos de reinstalación y adecuación de la iluminación ornamental del edificio.

 

Al respecto el párroco Olidio Panigo manifestó que ésta “es una etapa importante de la obra y era algo que escapaba a nuestras posibilidades debido a las dimensiones que tiene el campanario y todo el trabajo que significaba hacer desde el punto de vista de la estructura de andamios que había que montar para llegar hasta la parte más alta de la cúpula”.

 

“Creo que el trabajo realizado, no solamente desde el punto de vista estructural, sino también desde el punto de vista de la belleza arquitectónica, queda reflejado en el comentario de la gente que lo ve ahora y valora y agradece lo realizado. Además, con la cercanía de la fiesta de la Virgen, que será el 18 y 19 de abril, es una alegría poder ofrecerle a los peregrinos que se acercarán en esa fecha, esta nueva etapa de la obra ya alcanzada”,

 

UNA OBRA DE TODOS

 

En cuanto al proceso de restauración que se lleva a cabo hace varios años, el padre Panigo aseguró que “durante estos diez años la obra fue llevada adelante por toda la comunidad, con lo aportes del gobierno de la provincia, los aportes que fueron haciendo los peregrinos y los vecinos de Guadalupe.”

 

“Es una obra de todos, como la Basílica. Nos es un trabajo que pueda llevar adelante una persona o un grupo, sino que es un edificio que nos identifica a todos los santafesinos, e incluso a gente de otras provincias que lo ve como propio por la presencia especial que tiene la Virgen”.

 

DIEZ AÑOS DE RESTAURACIÓN

 

El edificio, que se erige en el barrio residencial de Guadalupe, posee una antigüedad de 105 años y las tareas de restauración que se llevaron a cabo son las propias al paso del tiempo. Los trabajos fueron dirigidos por el ingeniero Alberto Tosti, quien lleva adelante la obra de restauración de la Basílica desde sus comienzos.

 

“El proceso general comenzó en el año 2004, cuando comenzamos con los estudios de la estructura del edificio que se encontraba en muy mal estado y próximo al colapso”, aseguró Tosti.

 

“En esa etapa estuvimos trabajando durante tres años. En 2005 comenzamos con los trabajos de recalce y refuerzo estructural y terminamos en el 2008. A partir de esa fecha hicimos un seguimiento durante dos años para corroborar si los trabajos estructurales que se habían hecho daban resultado. Esa revisión se hizo científicamente a través de un convenio con la Facultad de Ingeniería de la Universidad Tecnológica Nacional. Después de un control estricto, donde se monitoreó el trabajo con resultados satisfactorios, comenzamos la obra de restauración”.

 

“Primero se trabajó en el techo, luego en la homilía y se continuó con la albañilería y la restauración interior del edificio. Por último, hace dos años, luego de hacer la albañilería perimetral, se realizaron los trabajos de tratamiento de fachada. Para eso se concretó gracias a una firma local, un importante convenio de reciprocidad con una empresa de Buenos Aires, la cual donó todo el revestimiento plástico, pintura base y revestimiento romano fino que se aplicó en el exterior del edificio”, continuó Tosti.

 

“En esta última etapa fue fundamental el aporte económico que el gobierno de la provincia hizo el año pasado para restaurar la fachada principal, ya que había que montar toda una estructura externa que era muy costosa y había que tener todo el dinero junto. La colocación de esa estructura de andamios nos insumió prácticamente la mitad del subsidio.”

 

Por último, Tosti confirmó que para la Fiesta de Guadalupe la restauración de la fachada estará completamente terminada y destacó que “para los santafesinos la Basílica tiene un significado especial, ya que representa uno de los hitos arquitectónicos y culturales de la ciudad”.