La joven se comunicó con su padre y le dijo que ambos están bien; eran buscados tras el violento sismo que azotó el país asiático, donde ellos están de viaje.Camila Lavalle y Ezequiel Ratti, la pareja argentina de vacaciones en Nepal que no había podido ser contactada desde el violento terremoto del sábado pasado en Katmandú, aparecieron y aclararon que están en buen estado.

Camila, de 28 años, llamó por teléfono a su padre para avisarle que ella y Ezequiel, de 31 años, están juntos y están bien, pero que no se habían podido comunicar antes para transmitirlo.

Marta, la mamá de Ezequiel, recibió la noticia de parte del padre de Camila por teléfono, mientras daba una notas a canales de televisión. “Gracias a Dios, están bien los chicos, ¡están bien!”, les dijo a su marido y a sus hijos, y rompió en llanto frente a las cámaras.

“Uno trata de tener paz, de rezar. Te pasa todo por la cabeza. Es una emoción de alegría, lo mejor que me podía pasar. Estoy feliz”, expresó.

“Quiero abrazarlo y que se entere de todo lo que hemos hecho”, dijo la mujer. “Mi alma estaba con ellos”, agregó.

Las dos familias habían emprendido una fuerte campaña en los medios y las redes sociales para buscar a Camila y Ezequiel.

Por su parte, María José, la madre de Camila, dijo al canal TN que ella estaba “esperando el milagro, y el milagro se dio”. “Mi deseo es que ya esté acá. Que los pongan en un avión y se vengan”, expresó.

Esta mañana, en diálogo con LA NACION, María José había dicho que ambas familias estaban “desesperadas y muy preocupadas, pero con esperanzas”.

“Creo que están bien, pero que están mal anímicamente. Me preocupa el paso del tiempo. Pienso que pueden están varados. Ojalá no están heridos. Les debe faltar comida, agua…”, dijo.

“Estoy casi segura de que están bien. Conciéndolos, deben estar ayudando a la gente”, insistió.

 

 

Fuente: La Nación