Lo manifestó el vicegobernador Jorge Henn a raíz de la polémica que protagonizó, a través de las redes sociales, con Jorge Boasso, quien aspira a sucederlo mediante la fórmula con Miguel Del Sel del PRO.

Jorge Henn (Radio Eme)

 

En ese orden, Henn fue categórico a la hora de definir que “el radicalismo en su totalidad está integrando al Frente Progresista, Cívico y Social (FPCyS). Es una decisión de la Convención Provincial”. En contacto con Radio Eme, el vicegobernador aclaró que “ningún radical puede utilizar el escudito por más chiquito que sea”.

 

Con énfasis, el jefe del Senado provincial sostuvo, además: “No recibimos órdenes de (Mauricio) Macri ni de Cristina (Fernández de Kirchner) para seguir transformando la provincia de Santa Fe. Estamos orgullosos de ser parte de un programa que está transformando la provincia de Santa Fe y que va a gobernar la provincia hasta 2019”, auguró. De esa manera, Henn respondió los dichos de Boasso sobre que “hay radicales que quieren ser furgón de cola”.

 

En ese contexto, el candidato a diputado provincial señaló que las elecciones del 14 de junio “estarán fuertemente polarizadas entre una alternativa de los slogans, vacía de contenido. A algunos no se les ha caído una sola idea. Y otra alternativa que tiene una mirada estratégica, que tiene capacidad de gobierno y que tiene en Miguel Lifschitz a una persona que se ha preparado para gobernar. Gobernar la provincia de Santa Fe no es joda”, concluyó.