El joven blanco de 21 años era intensamente buscado desde que anoche abrió fuego en una iglesia de la comunidad negra, mató a nueve personas y escapó.Dylann Roof, el joven blanco de 21 años sospechoso de matar a nueve personas en una iglesia de la comunidad negra en la ciudad de Charleston, fue arrestado finalmente este mediodía, más de 13 horas después de la masacre, informaron medios locales.

Dylann Roof fue detenido cuando lo pararon para un control de tránsito en Shelby, Carolina del Norte, a más de 300 kilómetros de la escena del crimen, dijo el jefe policial Greg Mullen, según el diario local The Post and Courier .

“Estoy muy satisfecho de que hayamos sido capaces de resolver este caso de forma rápida… para que nadie más sea herido por este individuo”, dijo Mullen durante una conferencia de prensa.

Roof es el único sospechoso por abrir fuego durante una lectura de la Biblia en la iglesia Episcopal Metodista Africana de Emanuel, históricamente de la comunidad negra en el centro de Charleston, un ataque que fue catalogado por las autoridades federales como un “crimen de odio”.

Roof residía en los alrededores de Columbia, la capital de Carolina del Sur, situada a dos horas de ruta de Charleston y ya había sido detenido al menos dos veces este año.

El sospechoso asistió a la plegaria realizada la noche del miércoles en la iglesia y permaneció en el lugar durante casi una hora antes de las muertes, informó esta mañana el jefe policial Greg Mullen.

Durante las más de 13 horas en las que el atacante estuvo prófugo, la policía dio a conocer imágenes tomadas de un video de vigilancia del sospechoso y vehículo negro en el que escapó y remarcó que se trataba de “un individuo muy peligroso”.

Las víctimas son seis mujeres y tres hombres, entre ellos, el pastor de la iglesia Emanuel AME, el también senador estatal Clementa Pinckney.

Todo lo que se sabe de Dylann Roof

El alcalde de Charleston, Joseph P. Riley Jr. describió el tiroteo como “un acto impensable e incomprensible de alguien lleno de odio y con una mente trastornada”.

“Tener un crimen así en Charleston, donde una persona horrible y llena de odio entre a una iglesia a matar personas que rezan uno al lado de otros, es algo incomprensible y no se puede explicar”, dijo Riley.

El presidente de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra (NAACP por sus siglas en inglés), Cornell Williams Brooks, condenó el atentado.

“No hay peor cobarde que aquel que entra a la casa de Dios y asesina a gente inocente comprometida con el estudio de las escrituras”, dijo Brooks.

El ataque se da dos meses después del tiroteo fatal de un hombre negro y desarmado, Walter Scott, a manos de un policía blanco en la zona de North Charleston, lo que generó grandes protestas y resaltó las tensiones raciales en la zona. El policía está acusado de asesinato y el tiroteo provocó que los legisladores de Carolina del Sur aprobaran una propuesta para ayudar a que todos los agentes en el estado portaran cámaras corporales. Pinckney fue promotor de dicha propuesta.

 

 

Fuente: La Nación