Con escasa participación de productores y mayor presencia de afiliados del gremio lácteo, hubo movilizaciones pacíficas frente a las plantas de Saputo y Williner en Rafaela.

 

Un reducido grupo de productores lecheros se plantaron ayer frente a dos establecimientos fabriles de empresas lácteas de Rafaela para rechazar el nuevo recorte del precio que impuso la industria. Convocada por la Asociación de Productores de Leche de la Argentina (APLA), que nuclea principalmente a tamberos de la cuenca de Suardi, la protesta marcó el debut de la alianza que esta entidad selló con el gremio de ATILRA. En efecto, un grupo de trabajadores lácteos se sumaron a la movilización que primero tuvo como epicentro la avenida Ernesto Salva, frente a las instalaciones de Saputo, y que luego se trasladó a la Ruta 70, a la altura de la fábrica de Sucesores de Alfredo Williner.

 

En ambos casos se interrumpió el tránsito, por lo que la Policía debió montar operativos especiales para desviar a los vehículos por caminos alternativos -en esta ciudad en colaboración con inspectores municipales de la Dirección Vial y Comunitaria-.

 

Productores de la región participaron de la concentración aunque no en la medida que esperaban los organizadores, por lo que hubo más afiliados a ATILRA que tamberos.

 

Mientras APLA llevó a cabo su protesta, la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe (Meprolsafe) reiteró en un comunicado que envió hace una semana al ministro de la Producción de la Provincia, Carlos Fascendini, una nota en la que solicita “convoque de manera urgente a las distintas Instituciones de la Producción y distintas Industrias asentadas en la provincia (Apymil, Apymel, Cil y Junta Intercooperativa); para tratar de encontrar propuestas ante la crisis del sector lechero que se avecina”. Al respecto, el encuentro con el Centro de la Industria Lechera se produciría entre hoy y mañana.

 

Mientras tanto, por la tarde el ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof, anunció tras una reunión con Federación Agraria que se extiende por tres meses más el cobro del subsidio de 30 centavos por litro de leche que beneficia a productores de hasta 2.900 litros. Y que se abrirá una mesa de diálogo con el sector lechero, a fin de seguir monitoreando la problemática del sector.

 

Más tarde, dirigentes de las entidades del sector expresaron que el anuncio de Kicillof no es suficiente y que es necesario que los distintos actores de la cadena láctea participen de una instancia de diálogo para coordinar una estrategia anticrisis y de diseño de un modelo para un crecimiento sostenible.

 

CREA

 

A pesar de su gran potencial, la producción láctea creció sólo 5% en los últimos 15 años y el desafío es “recrear las condiciones para una lechería competitiva que abastezca a la Argentina y al mundo”, advirtió Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA). Recordó que la lechería argentina creció a tasas significativas entre 1991 y 1999 (6% anual en promedio), y ese año alcanzó el récord histórico de producción con 10.329 millones de litros.

 

Sin embargo, sostuvo que la crisis del sector, agravada en 2001-2002, provocó “sucesivas caídas en los volúmenes de leche producidos, que en 2003 llevaron la producción a 7.951 millones de litros”. El proceso de recuperación económica repercutió favorablemente en la actividad lechera, al punto que en 2006 la producción volvió a superar la marca de los 10.000 millones de litros. Entre 2006 y 2011 no hubo grandes oscilaciones en los niveles de producción, que se mantuvieron estables alrededor de los 10.000 millones de litros y en 2014, se estimó una generación de 10.846 millones de litros”.

 

A la hora de analizar las tasas de crecimiento de la producción, cualquier medición que se haga contra el peor año lechero, como lo fue 2003, arrojará resultados fuertemente positivos (en la década 2003-2014 se creció el 36%), pero si se compara con el récord de 1999, el crecimiento apenas llega al 5% en 15 años”, sostuvieron los especialistas de CREA. Afirmaron que si la comparación se establece con otros países lecheros de la región y el resto del mundo, el resultado no es muy alentador. Entre 2000 y 2014 el mundo creció en producción lechera el 30%, “mientras nuestros vecinos Uruguay y Brasil crecieron 70 y 66%, respectivamente”.

 

 

 

Fuente: Diario La Opinión