Iba rumbo a un centro cultural cuando fue atacada. Su familia pide la colaboración de testigos.

 

Melissa Tuffner, Mell, como la llaman sus amigos, salió de su casa el domingo por la tarde rumbo a un centro cultural de la localidad de Glew. Allí tenía previsto ver un espectáculo y después correr hacia la canchad e Temperley, su club, para presenciar el partido que ese club jugó contra Independiente. Sin embargo, nunca llegó a ninguno de los dos lugares. Un grupo de vecinos la encontró tirada en la calle, golpeada e inconsciente, y luego de dos días de agonía finalmente murió esta madrugada.

 

Según contó esta mañana al canal TN Daniela, su hermana, la joven de 22 años había salido de su casa rumbo al centro cultural “El Gringo”. El colectivo la dejó a unas seis cuadras del lugar y, en ese trayecto, fue atacada por motivos que se desconocen.

 

Vecinos de la zona la encontraron tendida en la calle y llamaron a la policía. La víctima presentaba una hemorragia interna producto de una brutal Golpiza. Melisa fue internada ese día en el hospital Sirio Libanés de la ciudad de Buenos Aires y esta mañana murió.

 

Su familia, en tanto, busca testigos que permitan esclarecer qué fue lo que pasó, dado que hasta el momento los investigadores descartan la posibilidad de un intento de robo. “Tenía todo. Documentos, plata celular”, indicó su hermana, y aclaró que Mel “no tenía problemas con nadie”. La víctima llevaba puesta una camiseta de Temperley, con la que después iría a la cancha, pero estaba debajo de dos buzos y una campera.

 

Melisa apareció en la esquina de las calles Ascassubi y Gutiérrez. “Ahí hay cámaras de seguridad. Pedimos que se entregue esa información a la policía. Necesitamos saber qué pasó y dónde pasó”, solicitó Daniela.

 

Nosotros lo que pedimos es que, por favor, la persona que vio algo sospechoso, lo que sea, que se comunique con la comisaría. Nosotros estuvimos investigando por nuestra parte y la gente de ahí no escuchó nada. Solamente la encontraron golpeada”, relató la hermana de la víctima.

 

 

 

Fuente: La Nación

Compartir

Comentarios