El gobernador y el ministro de Justicia y Derechos Humanos entregaron en Rosario matrículas a los nuevos mediadores prejudiciales, penales y comunitarios.

El gobernador Antonio Bonfatti, junto al ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis, entregó matrículas a los nuevos mediadores prejudiciales, penales y comunitarios que desempeñarán funciones en el marco de las políticas implementadas para la transformación de los sistemas judiciales y de la profundización de una forma alternativa de abordar conflictos.

Durante la actividad, realizada en el Salón Blanco de la Sede de Gobierno en Rosario, el gobernador expresó su “satisfacción de ver a tantos mediadores, quiere decir que este proceso avanza. Lo positivo es que supimos reaccionar a tiempo y desde el Estado asumimos que tenemos que adaptarnos a una realidad compleja, que tiene que ver con las relaciones y los conflictos en la humanidad en su conjunto”.

Los mediadores y comediadores son figuras centrales del sistema que convocan a las personas involucradas en conflictos a buscar sus propias respuestas y resoluciones sin tener que acudir a la justicia. Tras recibir la matrícula, y dentro de un plazo de siete días, registrarán su firma y su sello en la Agencia de Gestión de Mediación (Agem) y quedarán incorporados automáticamente al sistema.

En la oportunidad, el gobernador afirmó que “la revolución de las tecnologías y de las comunicaciones en los últimos 20 años no han sido acompañados a la misma velocidad por los cambios sociales y es lógico que sea así. Entonces la sociedad grita y quienes más gritan son los jóvenes, porque no les hemos dado lugar y están clamando. No le echemos la culpa, cuanto más la culpa es nuestra que no supimos construir una sociedad diferente”.

“La mediación -continuó- vino para adecuarse a estos tiempos, para evitar precisamente aquellas cosas de los conflictos que se viven en cada instancia de la vida cotidiana. Hay mucha violencia en la familia y esto se traduce en la escuela, en la calle y en las relaciones interpersonales”.

Por último, Bonfatti instó a “seguir trabajando juntos, a poner más empeño en esto y a producir las transformaciones que sean necesarias por las dinámicas mismas de los cambios que van a seguir ocurriendo”. Asimismo, agradeció a los presentes que “han dejado de pensar en el litigio, que también sigue siendo un espacio que les da el derecho para dirimirlo en Tribunales, para tratar de que vivamos en una sociedad más pacífica y para que todos nos podamos seguir desarrollando”.

Durante el acto, en el que también participó la presidenta del Colegio de Abogados de Rosario, Araceli Díaz, también se realizó un reconocimiento especial a los primeros mediadores, matriculados en 2011.

REVISIÓN CRÍTICA Y POSITIVA

Por su parte, Lewis sostuvo que “estos mecanismos alternativos de resolución de conflictos son una apuesta en la conformación de una auténtica cultura de la paz. Herramientas tan ambiciosas como esta están permanentemente necesitadas de ajustes. A esos fines, queremos convocar a todos aquellos actores relevantes y que tienen que ver con la instauración de este sistema para escucharlos en este proceso de profundización de los métodos alternativos de resolución de conflictos”.

En esa misma instancia, “vamos a hacer una invitación a un taller a todas las instituciones formadoras que existen en la materia para que nos acerquen cuáles son aquellos temas y las ideas que van viendo. También hemos planteado esto a todos los Colegios de Abogados de Rosario afín de que con su mirada, desde el punto de vista del profesional, nos ayuden a hacer los ajustes necesarios para hacer más efectivo este sistema”.

Asimismo, el ministro de Justicia y Derechos Humanos afirmó que “hay muchas cuestiones que ya hemos advertido. En los próximos meses, aún cuando se esté dando todo este proceso, vamos a ajustar algunas cuestiones que tienen que ver fundamentalmente con la mediación en tema de familia y lo haremos por vía reglamentaria. Pero la idea es generar una revisión crítica y positiva mayor que pueda pueda generar los ajustes que sean necesarios en la órbita de la ley 13.151.

Por su parte, Díaz manifestó que “la mediación llegó para quedarse” y argumentó que “es una herramienta que permite resolver los conflictos por medios que no son los que aprendimos en la Facultad de Derecho exclusivamente”. Además, expresó que, “aunque hay un montón de cosas por resolver, interrumpir este camino que se inició sería gravoso”, destacando que “hay que educar a los niños, porque enseñar la mediación una vez que se recibieron de abogados es muy difícil”.

MEDIACIÓN PREJUDICIAL CIVIL Y OBLIGATORIA

La mediación prejudicial obligatoria en materia civil y comercial, establecida por la ley N° 13151, se implementó de manera progresiva en el territorio santafesino a partir del 29 de noviembre de 2011, en el contexto de la transformación de los sistemas judiciales en la provincia.

El sistema actualmente funciona en los cincos nodos de la provincia y en 31 localidades. Con esta matriculación, el Registro de Mediadores y Comediadores cuenta con 1.350 mediadores y comediadores matriculados en todo el territorio, en tanto ya son 21 las instituciones formadoras que se encuentran habilitadas para impartir los cursos respectivos de capacitación. Por otra parte, se encuentran habilitados 52 Centros de Mediación en toda la provincia.

El pilar del sistema es la Agencia de Gestión de Mediación (AGEM), que tiene tres oficinas: Oficina de Registro de mediadores y comediadores, Oficina de Gestión y Oficina de Protocolización de acuerdos y Registro de actas. Estas agencias son las que se encargan de registrar y sortear a los mediadores que actuarán en los casos que correspondan.

MEDIACIÓN PENAL

Es un servicio público que surge como alternativa a la respuesta tradicional a los conflictos penales. Su función es intentar que los participantes solucionen los conflictos con la ayuda de un tercero neutral, experto en la materia, quien los acerca facilitando el diálogo.

La mediación penal está dirigida a todas aquellas personas que voluntariamente deseen solucionar un conflicto en forma activa y personal, sin la intervención directa del sistema judicial tradicional.

En la actualidad, en cada nodo de la provincia funcionan Oficinas de Mediación Penal: en los Centros de Asistencia Judicial (CAJ) de las ciudades de Rosario, Santa Fe, Vera, Tostado, Reconquista; y en las Agencias de Gestión de Mediación (Agem) de las ciudades de Rafaela y Venado Tuerto.

MEDIACIÓN COMUNITARIA

Consiste en un método de resolución de conflictos que posibilita una acción colectiva -de la que participan todos los actores involucrados- en el marco de conflictos y situaciones problemáticas suscitadas en el ámbito comunitario. Este método dialógico se presenta como una herramienta de transformación para los propios sujetos involucrados y tiene el potencial de promover cambios culturales.

Para mayor información, todos aquellos interesados pueden dirigirse a la página web del Gobierno de Santa Fe – Mediación.