Así lo manifestó Eduardo Trasante, padre de Jeremías, una de las víctimas. De hecho, ayer se realizó una vigilia frente a los Tribunales provinciales de aquella ciudad ante la decisión de la Cámara Penal de absolver a Brian “Pescadito” Sprío, uno de los condenados por los asesinatos de Villa Moreno, donde murieron tres jóvenes el 1 de enero de 2012.

Eduardo Trasante (Radio Eme)

 

En el veredicto en cuestión también se rebajó la pena a otros dos sentenciados. Ante la situación planteada, los familiares han elevado un pedido de inconstitucionalidad. En palabras de Trasante, “entregamos lo que creemos que es la inconstitucionalidad del fallo de la segunda instancia en relación con este dictamen que creemos ha sido una suerte de burla para las víctimas y la memoria de nuestros hijos”.

 

Al ser consultado por Cero KM (Radio Eme, de lunes a viernes de 9 a 13), el padre de Jeremías consignó que “sobran elementos y pruebas como para seguir comprometiendo a quienes abrazaron una rebaja en las condenas y la absolución de Sprío. No ha habido una revisión concienzuda del compromiso de estos señores”.

 

Acorde su explicación, a Sprío lo “alcanzó el beneficio de la duda, lo cual nos parece una torpeza. Estamos en este que nos concede la Justicia de poder, ante la Corte, alcanzar la respuesta que estamos esperando”. Y añadió: “Pensamos que podía haber una rebaja de condena, pero nunca una absolución. La realidad es que los elementos probatorios están en la mesa”, definió.