Se trata de radio Obligado, radio Diez y FM Nativa. El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires habría pagado pauta oficial. Las sumas en cuestión rondan el medio millón de pesos.

Leonardo Rolón (LT9)

 

Acorde al relato del periodista Leonardo Rolón, del portal www.reconquista.com.ar, esta historia se inició el jueves pasado “cuando se comenzó a hablar de las pautas nacionales, de las pautas que el PRO había hecho con distintas radios, canales de televisión, en todo el país. Obviamente, empezaron a saltar los primeros casos en los cuales no coincidían los montos, lo facturado y los montos recibidos y en algunos casos, ni siquiera eran proveedores”, expresó este martes en comunicación con LT9.

 

Luego de relevar si se producían situaciones de similares características en la propia ciudad del norte santafesino, Rolón afirmó que “aparecieron tres radios, un periodista y el canal de televisión. Las tres radios son Radio Obligado, Radio Diez y FM Nativa. El caso más escandaloso es el de FM Nativa (dado que) figura cobrando medio millón de pesos”. En tal sentido, el periodista consignó que “el corte (temporal) que hace la Ciudad de Buenos Aires es 2011 – 2014. Pero todo está centrado en 2013, año electoral”, remarcó.

 

En otros términos, “FM Nativa es un radio muy chiquitita y de casi exclusivas transmisiones deportivas –indicó el periodista– de la región. Una radio comunitaria desde el punto de vista de la estructura. Ellos admiten ser proveedores de la Ciudad de Buenos Aires. Cuentan que recibieron una pauta de alrededor de seis meses de 600 pesos por mes. Está un poco lejos de los 516 mil pesos que figura en la Ciudad de Buenos Aires”, observó.

 

Con relación a Radio Obligado, se dice que los dueños recibieron una pauta “en medio de la campaña electoral de 2013 de cinco mil pesos y figuran con un monto recibido por 131 mil pesos”.

 

Por último, el caso Radio Diez, “la radio líder de Reconquista”, que adujo un monto de 18 mil pesos. “Hay un enorme detalle: Radio Diez no es proveedora de la Ciudad de Buenos Aires. No se cargan datos de una persona que no es proveedor. Claramente, lo que se hizo fue utilizar datos de facturación sin facturas y lo que se sospecha es que esa plata salió de la Ciudad de Buenos Aires y que esa plata no llegó”, definió Rolón.