Ferrari, a fondo. La mítica marca italiana de automóviles deportivos quiere abrirse paso en los mercados y cotizar en Wall Street. Aunque por el momento no está claro cuántas acciones saldrán a Bolsa de Nueva York ni a qué precio se cotizarán, algunos trascendidos hablan de una valoración total para la compañía cercana a los 12 mil millones de dólares.

 

De esa valoración de mercado, la firma de il cavallino rampante ofrecerá un 10% del paquete accionario, con lo que procurará recaudar unos 1.240 millones de dólares, unos 1.100 millones de euros.

Analistas de mercado agregaron que los datos oficiales se conocerán en los próximos días o semanas, ya que desde Fiat Chrysler Automobiles (FCA) están mirando de reojo la valoración, que podría sufrir algún ajuste en medio de la volatilidad del mercado debido al escándalo que golpea a Volkswagen.

Sergio Marchionne, CEO de FCA y presidente de Ferrari, reiteró en varias oportunidades que la marca debe ser valorada como un fabricante de artículos de lujo, como las cadenas de ropa Prada o Hermès, y no como un fabricante de automóviles.

El banco de inversión suizo USB dirigirá la operación, que también contará con la contribución de otras instituciones como el Banco Santander o Bank of America Merrill Lynch.

La decisión de FCA impulsó las acciones en Wall Street, donde en las últimas siete jornadas –del 29 de septiembre hasta la fecha cuando trascendió la primera valoración– aumentaron casi 27 por ciento. “Las acciones de Fiat están registrando un alza importante a la espera de la salida de Ferrari a la Bolsa “, destacó Vincenzo Longo, un analista del Grupo IG en Milán.

 

“Esta reacción positiva se debe a la intensidad del capital de Ferrari, sus márgenes de ganancia en producción en escala, el apalancamiento operativo y la inelasticidad de precios”, agregó Adam Wyden, fundador de ADW Capital Partners LP, que posee acciones de FCA.

La decisión de sacar a la venta un pequeño paquete de acciones llega por la necesidad de FCA de aumentar su liquidez para financiar una ambiciosa estrategia de desarrollo que tiene por objetivo aumentar las ventas globales de los 4,8 millones de unidades de 2014 hasta 7 millones en 2018.

Actualmente, Fiat Chrysler Automobiles es propietario del 90% de la marca, mientras que el resto está en manos de Piero Ferrari, hijo de Enzo Ferrari, fundador de firma en 1929.

Ferrari está considerado como la joya de FCA, el séptimo mayor fabricante de automóviles del mundo, que cuenta con marcas como Fiat, Chrysler, Alfa Romeo, Jeep, Dodge y Maserati.

 

 

 

 

Fuente: Infobae