Propietarios de una fábrica de colchones están imputados por incendio culposo agravado por la muerte de un obrero. Enfrentan una pena de hasta cinco años de prisión.La Cámara de Apelaciones en lo Penal rechazó la apelación presentada por los propietarios de una fábrica de colchones, donde hace más de dos años se produjo un fatal incendio. Por lo que ahora el fiscal deberá definir su elevación a juicio oral. Los tres empresarios acusados de incendio culposo agravado por el resultado de muerte enfrentan una pena de prisión de hasta cinco años.

El siniestro se produjo en las primeras horas de la tarde del 10 de septiembre de 2013 en las instalaciones de la empresa Productos Industriales, ubicada en Urquiza y República Dominicana (barrio Ludueña), y en donde murió un obrero de 24 años, Jorge Javier Saucedo. La misma fábrica ya había sufrido un incendio unos meses antes (en junio de 2013) y otro este año (16 de abril de 2015).

El juzgado de Instrucción de la 14ª Nominación llevó adelante el sumario y el 18 de agosto de 2015, la magistrada interviniente, Delia Paleari, mediante la resolución Nº792, resolvió dictar “auto de procesamiento en contra de Germán Pablo Majul, Cecilia Soledad Majul e Ivana Andrea Majul, responsables de la empresa Productos Industriales SRL en calidad de presuntos autores penalmente responsables del delito incendio culposo, con resultado muerte, acuñado en el artículo 189 2º, párrafo en función del 1º párrafo del Código Penal”.

Frente a esta situación, la defensa de los imputados interpuso un recurso de apelación que fue concedido por la jueza. Pero el jueves de la semana pasada, la Cámara de Apelación en lo Penal, con la firma de Carina Lurati, rechazó el recurso interpuesto. De esta forma el auto de procesamiento quedó firme y la causa debería ser elevada a juicio oral.

Desde el estudio de abogados de los familiares de Saucedo, María Bernardita Iturraspe y Federico Jolly, señalaron que, en paralelo, se sigue adelante otra demanda en el juzgado laboral de la primera nominación, dado que la muerte se produjo en el ámbito de trabajo.

Los familiares de Saucedo denunciaron en varias ocasiones las precarias condiciones laborales en las que este joven desempeñó sus tareas dentro de la fábrica.

 

 

Fuente: La Capital