Fuentes del Estado Mayor Conjunto confirmaron que el ministro de Defensa, Agustín Rossi, no firmó el decreto que dispone una zona de exclusión aérea para proteger a los jefes de Estado que concurran a la asunción de Mauricio Macri.

 

Si bien el Ministerio de Defensa tenía listo para la firma un decreto que disponía la “instalación y activación del Sector de Defensa Aeroespacial”, estableciendo una zona de exclusión aérea sobre la ciudad de Buenos Aires y un operativo especial de las Fuerzas Armadas durante el tiempo en que una decena de presidentes concurran a las ceremonias de transmisión de mando, finalmente los mandatarios que concurran a la asunción de Mauricio Macri no contarán con la protección de la Fuerza Aérea y la Armada, pues sus autoridades nunca recibieron la orden.

 

Michelle Bachelet (Chile), Ollanta Humala (Perú), Juan Manuel Santos (Colombia), Rafael Correa (Ecuador), Evo Morales (Bolivia), Horacio Cartes (Paraguay) y Dilma Rousseff (Brasil), además del rey emérito Juan Carlos I de España, concurrirán mañana a la Asamblea Legislativa y participarán, más tarde, de una recepción en el Palacio San Martín, luego de rendirle honores al flamante presidente. Durante esas horas, contarán únicamente con la protección del operativo de seguridad dispuesto por el Ministerio de Seguridad, pero no estarán activos los protocolos para la protección del espacio aéreo que se estila para las cumbres presidenciales, y que incluyen como última opción el derribo de aeronaves que violen la restricción de vuelo.

 

Fuentes del Estado Mayor Conjunto aseguraron a Infobae que, hasta la semana pasada, el Ministerio de Defensa trabajaba en la elaboración del decreto para establecer una zona de exclusión aérea, desplegar aviones a modo disuasivo en puntos estratégicos y movilizar un buque de la Armada en el Río de la Plata para colaborar con el sistema de protección. La norma contenía las “reglas de empeñamiento”, una parte secreta en la que el Poder Ejecutivo establece los procedimientos a seguir cuando se produce el avistamiento de una aeronave no identificada y que incluye como última alternativa el derribo.

 

Sin embargo, la orden de proteger a los presidentes extranjeros durante el traspaso de mando nunca llegó. La Fuerza Aérea y la Armada habían ya avanzado en la logística del despliegue, pero ante la inexistencia de una orden, se mantendrán al margen del operativo.

 

Fuentes del Ministerio de Defensa aseguraron a Infobae que las Fuerzas Armadas no participarán del operativo de seguridad, y argumentaron que “nunca en la historia de los traspasos participaron”, sino que ese tipo de operativos usualmente están limitados a las cumbres presidenciales. Consultados sobre la existencia de preparativos durante la semana pasada, sostuvieron que “no les constaban” tales preparativos.

 

 

Fuente: Infobae